31.12.08

Propósitos para el 2009

1. Terminar de una puñetera vez de escribir el Gran Libro de la Cinefilia.
2. Volver a actualizar de vez en cuando.
3. Ver Mar Adentro.

13.12.08

Garganta profunda

Esta película es un hito importante de la historia del cine, porque es la primera película porno comercializada en las salas. Seguro que había habido pronazo amateur antes de las acrobacias de Linda Lovelace, pero en aquella época no existía internet ni el video ni nada, o sea que la experiencia de reunir por primera vez a montón de pajilleros en una sala oscura y proyectar imágenes gigantescas de gente copulando debía ser algo entre catártico e inquietante, a la par que lucrativo (costó 25.000 dólares y generó un beneficio de más de 600.000.000).
Y ver esta película hoy en día en la tele no tiene ni la mitad del morbo que debía de tener la experiencia original con los piquetes de putitanos pancarteros montando el show a la entrada del cine, pero todavía tiene cierta gracia ir a verla en la filmoteca, que la ponen de vez en cuando con cualquier excusa (por ejemplo este lunes, en homenaje a Gerald Damiano) y resulta muy gracioso, porque en la filmo suele haber un ambiente muy petanquero, como es un cien barato y suelen poner pelis antiguas, se llena siempre de abueletes y abuelillas que tienen demasiadas diotrías para leer la letra pequeña de la programación pero bajan a ver qué les echan, y yo me pensaba que abandonarían la sala pitando al ver los primeros pollotes y resultó que no, que no, que se dejaron atrapar por el argumento y se tragaron la peli de cabo a rabo.

Y bueno, ya que ha salido el tema del tragar y de los rabos, dejen que les cuente un poco de qué la película: resulta que una señorita con problemas para llegar al orgasmo va al médico y el médico la palpa y la toca y la examina a fondo y descubre que a esta señorita lo que le pasa es que tiene su principal zona erógena en la faringe en lugar de tenerla en la entrepierna. Si quiere paladear las mieles del orgasmo, no le queda otro remedio que felar pitos hasta el fondo. Pero hasta el fondo-fondo, eh, fondo-fondo-fondo. Y ya se habrán fijado ustedes que el final de la cabidad bucal suele haber un pequeño colgajo llamado úvula o campanilla que normalmente induce al vómito cuando se toca con un dedo o con un pedazo de comida mal puesto, pues Linda lo debe de tener blindado, porque se pasan toda la peli dándole pollazos y no se le escapa ni una gota de emesis. Otros fluidos corporales si que se le escapan por varios orificios de su anatomía, pero lo más inquietante es lo de la garganta.

Como decía John Donne, no preguntes por quién doblan las campanillas. Doblan por ti.

Pero que no se entusiasmen los jovenzuelos y se lancen a ver este clásico con un paquete de clínex en la mano, que no hay que olvidar que los cánones de belleza de los años 70 no son los cánones de belleza del siglo XXI y las bellas señoritas que aparecen en la película poseen otra belleza más mundana que la de las actrices de hoy en día. Una belleza diferente, más humana y, sobretodo, más peluda.
Pero bueno, también es verdad que el porno de antaño parecía más informal y desenfadado, a lo gonzo; el tío que hace de médico podría ser el Flipy con bigote, y casi ni se esfuerza por aguantarse la risa.

Y por otro lado, no todo es sexo y humor, también hay un instante de mucho suspense en el que dos señores gozan de la compañía de una señorita. Porque uno está sentado en un sofá estimulándole oralmente la almeja, mientras el otro, de pie, la penetra analmente; y de repente, entre bombeo y bombeo, el pito del segundo señor se sale de sitio y le pasa rozando la mejilla al pobre hombre que estaba tan felizmente comiendo marisco. Por los pelos le va que no se lo mete en la boca. Menudo susto. Si a la mayoría de los hombres ya nos incomoda bastante que un pene se acerque a las vecindades de nuestra cavidad bucal, imáginen ustedes qué sentirían si el pollote en cuestión acabase de salir del interior de un culo.

Me pensaba que algún abuelito le daría una taquicardia, pero al final de la peli todos salieron de la filmo con una pinta más sanota y sonriente que la que tenían al entrar.

Nota: notable.

8.12.08

Filmoteca '09

Ladies and gentlemen, el 2008 los packs de entradas de la Filmoteca de Barcelona son verdes y ya están a la venta, 50 entradas por 50€, la inflación no llega a nuestra meca del cine bueno, barato y en VO.

Y entre los ciclos que se avecinan yo destacaría una retrospectiva con todo lo de los hermanos Coen, uno sobre el cine yanki de los 70 (con pelis de Scorsese, Coppola, Woody Allen...) y una monumental colección de 100 comedias, de Charles Chaplin a Ben Stiller.
Pero también abrá ciclos dedicados a Werner Herzog, Joseph Losey, Béla Tarr, Joseph Mankiewicz, los documentales de Sokurov, pelis basadas en cómics, Roy Anderson, las pelis del estudio ruso Mejrabpom, Ross McElwee, Raymond Depardon, cine italiano contemporáneo, las mejores películas estrenadas el 2008 según la Guía del Ocio, el Docs Barcelona, la Mostra de Films de Dones, el Festival Gai, tooodos los candidatos a los Premios Goya, Jesús Garay, Joaquim Oristrell, Carles Benpar.
Y los domingos a las 17:00 hay sesiones infantiles; y los miércoles a las 17:00 hay divertidas sesiones Aula de Cinema.
Y las pelis que son mudas las acompañan con música en directo, con los maestros del piano Joan Pineda y Isaac Becerra.

Todo lo cual nos reafirma en nuestra creencia de que ir a ver películas en las salas de estreno es una opción de pardillos, analfabetos y fistros con acreditación.

29.11.08

Camino

La postura ofcial del Opus Dei ante esta película parece ser la de intentar aprovechar que el río está revuelto para pescar algún merluzo. Cito a un tal Manuel Garrido de la web oficial de la secta:

"Desearía que esta película fuese ocasión para que muchas personas conozcan con sus propios ojos la realidad del Opus Dei. Las puertas están abiertas para los que deseen conocer de forma directa esta institución de la Iglesia Católica."
Pero en general parece que a los numerarios y simpatizantes que les han dejado verla no les ha gustado, y algunos de ellos ven en esta peli otro paso en una conspiración cinematográfica que empezó hace unos años con El código Da Vinci.
Aunque tampoco te vas a fiar de los gustos de unos zumbaos que se ponen piedras en sus propios zapatos adrede y que cuando tienen sed se esperan un rato antes de beber agua para homenajear con esa sed y ese pequeño sufrimiento a su Dios... y es que al Dios judeocristiano normal de toda la vida ya le va un poco el rollo del sadomaso, pero el Dios del Opus es peor, menudo hijoputa, si eso es un Dios misericordioso no quiero ni saber cómo será el Demonio.

En todo caso, se rumorea que los ateos disfrutarán de la peli más que los devotos, pero los que deberían verla son los indecisos, los atontados, las víctimas potenciales, la gente que cualquier día puede buscar consuelo en las garras de la religión.

El argumento es tontorrón, se ve que el director del Milagro de P. Tinto quedó alucinado al oir la historia de Alexia González-Barros (una niña de 14 años que ahora están beatificando por haberse dejado comer el coco y haber aceptado su propia muerte con deportividad, que ya ves tú qué milago, ni punto de comparación con los santos de antaño, que cuando no había cámaras de fotos sí que se hacían milagros molones, los santos de antaño parecían poco menos que superhéroes). Y Javier Fesser intentó imaginar qué podía estar cociéndose dentro de la mente de una niña tan santificable, y la única cosa que se le ocurrió es que quizá se trataba de una pequeña confusión. Quizá ella quería participar en la obra de teatro que hacían sus amigas, y sus padres se pensaron que quería participar en la Obra del Escrivá de Balaguer. Y que quizá ella estaba enchochada de Jesús el pastelero y sus padres se pensaron que amaba a Jesús el Hijo de Dios.
Pero el argumento es lo de menos, y las generosas dosis de gore y melodrama tampoco llegan a acojonar ni la mitad de lo que acojonan las escalofriantes escenas de la vida cotidiana de los numerarios de la secta. Yo diría que ahí es dónde está el valor de la película, en mostrar con qué pequeñas torturas psicológicas se puede ir separando una persona de su família para esclavizarla y robarle todas las posesiones y aspiraciones vitales.
Aunque los de los Opus que han visto la peli insisten en que no, que lo que se ve en Camino no es un documental, que ellos no aplaudieron cuando se murió Alexia, que a veces si que aplauden cuando mueren niños, pero que el día que murió Alexia no aplaudieron (sic).

Y bueno, yo reconozco que no aplaudí pero sí que me reí un montón con la escena en que se muere el padre, pero es que te pilla por sorpresa. En todo caso, que no vaya nadie a verla pensando que se trata de una comedia porque no lo es.

Nota: Notable.
(Ahora en serio, si esta usted pensando en llevar a los críos a un cole de curas, vea primero la peli y/o ojee Opuslibros.org, la web de los exnumerarios arrepentidos)

28.11.08

Quantum of solace

Cuanto sol hace, la última película de James Bond, es más o menos como la anterior.

26.11.08

Loquillo, el rey del pollo frito

Leo la entrevista del Babelia al galán español Loquillo, protagonista de películas como El buga y la tortuga y compositor de himnos de pop industrial como Yo para ser feliz quiero un camión, y dice cosas muy graciosas como:

"Desde que tengo uso de razón he sido alguien observado por todos. Por mi altura y porque desde los 15 años estaba en la calle con una chupa de cuero. O era jefe de pandilla, o el que se veía más, o el más chulo del lugar... En mí no encontrarás ese discurso tan barato de algunos artistas españoles de 'yo soy como el pueblo'. Lo siento, yo no."

"Hay algo que está haciendo mucho daño en España a la cultura, los putos frikis, que de todo hacen un chiste."

"La cultura friki ya no es que esté dando los últimos coletazos, es que no se puede hacer más el ridículo... Está llegando al absurdo en todo. La gente que se cree su oficio lo que hace es ensayar y tocar. No tiene tiempo para reírse de todo, básicamente porque te pueden romper la cara"
Yo, para ser feliz, quiero un melón.

22.11.08

Casino Royale

No soy la persona más adecuada para juzgar la decadencia del agente James Bond porque esta es la primera peli del simpático espía que he visto entera, pero confieso que le tengo cariño al personaje porque me grabé un DVD recopilatorio con canciones de sus bandas sonoras y me va de muerte en las fiestas, cuando lo pongo el nivel de glamour se dispara y la canción de We have all the time in the world es perfecta para arrimar cebolleta.
Y siempre me han hecho gracia los diálogos vacilones de tipos duros absolutamente indespeinables que se mueven en la frontera de la autoparodia. Los mejores son los del cine negro antiguo, a poder ser con Bogart, pero el agente 007 también parecía tener algunas líneas chulas de macho alfa auténtico.
Pero bueno, las veces que había visto un ratito de alguna peli Bond por la tele, había sonreido, me había deleitado un ratito con los paisajes y las churris y las frases macarriles, pero el argumento nunca me había atrapado lo suficiente como para aguantar las pausas publicitarias.
Me daba la impresión de que después de los créditos inciales hipermolones, la cosa ya empezaba a perder ritmo...

Pero vi la peli esta del Flan Royal y me quedé flipando. Ver cosas así en una pantalla grande es como subir a una montaña rusa. Sobretodo durante la persecución en las obras, la platea pilla una taquicardia colectiva equivalente a la ingesta de 3 litros de café solo. Y con la escena de la tortura te ríes un montón porque sale un tíobueno desnudo y el malo le golpea los testículos con una cuerda, aunque los expertos afirmen que la saga está perdiendo el sentido del humor.

Pero lo que sí que es cierto es que la saga Bond se está volviendo políticamente correcta, es decir que se está volviendo puritana, es decir que cada vez las películas son menos sexys pero más violentas.

Algo chungo le está pasando al sistema de valores de la indústria del espectáculo. Y ojalá se trate sólo de una moda temporal, porque si sigue la tendencia esta de ennoblecer los mamporros y demonizar el putiferio, el mundo se hunde.

Nota: notable.

21.11.08

Cheap Funny Games

Hoy en puedes comprar en los quioscos el DVD de Funny games por 1€ y te regalan el periodico Público.
Funny games es la película de suspense definitiva, después de ver esta ya no hace falta ver ninguna más, ni siquiera el remake, y el periódico es ligero y un poco sensacionalista pero también tiene su encanto.

19.11.08

Documentales sobre el 9/11

(vistos por Dalton Kfk)

Cuatro Documentales IMPRESCINDIBLES sobre el 11S (todos ellos disponibles en internet con subtítulos en español):

Loose Change (va por su tercera entrega: 'Loose Change Final Cut')
9/11 Press for truth (fundamental por su objetividad y recopilación de la actuación del gobierno Estadounidense tras los atentados)
9/11 In Plane Site
9/11 Mysteries
O de cómo las novelas de George Orwell han dejado de ser ciencia-ficción y películas basadas en supuestos hechos 'reales' pasan a ser ficción pura y dura (véase United 93)
Probablemente unos pocos ya conocían uno o alguno de estos documentos y han respirado sobre ellos en las pantallas de sus ordenadores. Otros, la mayoría, se preguntarán cómo es posible que no haya oído hablar de nada de esto en los últimos siete años

Menciono los cuatro por considerarlos parte de un mismo Documental que jamás nos ha sido mostrado en medios masivos y por considerarlos los más sólidos en cuanto a su 'Documentación', y porque si a ustedes les sucede lo que a mí hace un par de semanas, necesitarán pasar de uno a otro con la esperanza de que nada de lo que en ellos se sugiere sea verdad.

Yo ya tengo mi juicio personal. Apelo a los críticos seguidores de la cinefilia ha realizar el mismo camino crítico, pues cuanta más lógica apliquen menos encontraran en lo que han (o no han) visto en los medios oficiales.

Parafraseando a Network (S.Lumet): ¡¡Estoy más que harto y no pienso seguir soportándolo!!

PD: ¿huelga decir: PÁSALO?

-por Dalton Kfk

14.11.08

Contra el consumismo navideño


(No hay subtítulos, pero Lauren Bacall está intentando convencer a Humprey Bogart para que se apunte a la campaña solidaria Estas navidades regala sexo oral)

8.11.08

El milagro de P. Tinto

Si no es ésta la mejor película de toda la historia del cine español, ¿cúal?

2.11.08

Forrest Gump

A pesar de la creencia popular, el tan cacareado Sueño Americano no tiene nada que ver con la modorra que provocan la mayoría de productos de entretenimiento estadounidenses.
El Sueño Americano es un dogma de fe que dice que en América todo el mundo puede lograr todo lo que se proponga si se empeña en ello. Antes solían explicarlo con el hipérbaton de que "cualquier persona puede llegar a ser Presidente de los Estados Unidos" pero después de la legislatura Bush esta frase quedó un poco obsoleta, ya no impresiona tanto como antaño y ha caído en desuso.
El caso es que el mito del Sueño Americano resulta treméndamente útil a los ricos y a los poderosos, porque da a entender que ellos tienen lo que se merecen porque algo habrán hecho, y que los pobres y los zarapastrosos lo que pasa es que son unos gandules.
La creencia en el sueño este anula cualquier intento de reivindicación social y torpedea los cimientos del estado del bienestar.
Vamos, que lo que a simple vista parece parida inofensiva resulta ser en realidad una parida peligrosa, de esas comadrejiles que pudren la sociedad disimuladamente. Maquiavelo y Goebbles estarían orgullosos de los ideólogos del American Dream; y algunos neocons lo consideran más útil incluso que la gran falacia de La Mano Invisible o el libro de ¿Quién se ha comido mi queso?, porque ha calado mucho incluso entre el lumpenproletariado. A pesar de ser un mito más tonto y pueril que otros, o quizá precisamente por eso, ha calado.

Winston Groom escribió en 1986 una novela muy graciosa ridiculizando la ya de por sí ridícula idea de que el Sueño Americano pudiese existir en el mundo real y cualquiera pudiese llegar a triunfar en aquello que se propusiese. El protagonista se llamaba Forrest Gump y era tonto y sin embargo lograba triunfar en el ejército, en el deporte, en la política, en la lucha libre...
Pero el 1994 Zemeckis llevó la historia al cine de una forma tan ñoña y descafeinada que casi produce vergüenza ajena. Hay varias hipotesis: a) que no pilló el chiste, b) que lo pilló pero se lo pasó por el forro de los cojones para reventar la taquilla o c) que lo pilló pero decidió rodarlo de forma todavía más sutil y los que no lo pillan ahora son los espectadores.

Porque se entiende que en la película Gump viva menos aventuras que en la novela, pero no se entiende que una sátira salvaje sobre el Sueño Americano se convierta en una patética reivindicación de éste. Que en la pantalla no queda casi nada de la mala leche del original, y ahora parece que sí, que las recompensas ultraterrenales se dan también en este mundo y lo importante para triunfar en Estados Unidos es ser buena persona. Que si eres tonto pero buena persona vas a triunfar hasta el punto de cepillarte a la tía buena del instituto. Con este mensaje no es de estrañar que las salas se llenasen como abarrotadas cajas de bombones. Y los personajes secundarios sufren enfermedades degenerativas y mueren, y los oscars acuden a la llamada raudos y veloces (el Truco de la Muerte, el Teorema de la Lágrima). Y también hay escenas divertidas en las que sofisticadísimos efectos especiales permiten a Tom Hanks confraternizar con celebridades de antaño en blanco y negro, pero son gags copiados de Zelig.

Y, como colofón final, los productores de la Paramount Pictures se forraron como nunca se habían forrado antes, pero un fabuloso equipo de abogados y mangantes logró minimizar la parte correspondiente a Winston Groom aduciendo que la película había sido un "fracaso comercial".
Y se iba a rodar una secuela intitulada Gump & Co., pero Groom dijo que tonto es el que hace tonterías dos veces, y que la secuela se la metiesen por la caja de bombones de al final de la espalda.

Nota: suspendido por mala actitud.

13.10.08

El Truco del Pantallazo Negro

Amigo cineasta, alegra esa cara, que hoy retomamos nuestro irregular curso de Trucos para Cineastas cóntandote una manera fácil e innovadora de terminar tu película:

Truco #3:
Corta la trama por lo sano con un pantallazo en negro antes de llegar al desenlace de la historia.

Ventajas:
a) Los fundidos en negro se guionizan en un plis. Joder, si ya te has currado una introducción y un nudo, ¿para qué matarte a elaborar un desenlace? Los desenlaces son agotadores, todo tiene que cuadrar, y si no salen bien lo estropean todo porque están al final y suelen ser lo que más recuerdan los espectadores con sus memorias de pez. Y, ostras, ya estamos en el siglo XXI, ¿para qué seguir usando una estructura narrativa que ha funcionado desde los tiempos de la Grécia Clásica?
y b) Los fundidos a negro distraen al espectador y generan debate. A la salida del cine ya no se preguntarán tanto "¿Te ha gustado la peli?" como "¿Qué se supone que pasa luego?"

Alternativas:
El negro es un color muy bonito, que pega con todo y además adelgaza, pero si te atreves a apostar por algo más especial, las posibilidades se multiplican.
Por ejemplo, si tu película es de ciencia ficción o de terror moderno de bajo presupuesto, puedes sustituir el negro por el blanco. Jode un montón, porque las pupilas de los espectadores se han acostumbrado a la oscuridad de la sala y un pantallazo en blanco les va a doler, pero que se aguanten.
Todavía se ha experimentado muy poco con otras alternativas crómaticas, pero yo no puedo dejar de imaginarme la cara que se les quedará a tus espectadores si les metes un pantallazo rosa o amarillo o verde claro. La mayoría de ellos todavía creen que un pantallazo negro es algo original, si les das cuatro segundos de fucsia antes de sacar los títulos de crédito lo van a flipar.

22.9.08

Elèctric Bar

Ahora los lunes en el Elèctric Bar (Travesera de Gràcia 233, cerca del metro Joanic, Barcelona) ponen películas de Chaplin (La quimera del oro, El circo, Candilejas, Luces de la ciudad, Tiempos modernos)... y en breve empieza un ciclo de cine mudo con música de piano en directo.
Pero no sólo de cinefilia vive el Elèctric, también sufren de melomanía y casi cada noche hay conciertos variopintos: jazz tradicional, jazz latino, gipsy swing, música brasileña, música clásica, tangos, electrónica, boleros, experimental, funk, groove, soul, afrobeat... a veces hasta se atreven con el pop-rock para las masas. Y cuando no hay música en directo es que hay espectáculo de marionetas o monólogos de humor o cosas así. Es un no parar.
Y si charlas con la gente del público te das cuenta de que quién más quién menos es un artistazo. Escritores, reporteros, ilustradores, guionistas, reparadores de bicis, narradores orales (anteriormente conocidos como "cuentacuentos"), dibujantes de cómics... El ambiente es como el de esos bares modernistas de antaño que reunían a los artistas e intelectuales de la época, pero con menos glamour y más caipiriñas.
Y en las paredes: más arte. A veces hay cuadros, pero el viernes pasado lo que había era una instalación artística que homenajeaba al Síndrome de Diógenes a base de recoger basura y pegarla por las paredes y amontonarla dentro de una gran jaula de gallinas. De la yuxtaposición de a) iconografía religiosa, b) pornografía setentera, c) postalitas, d) cromos, e) pamfletos, f) juguetes y g) monigotes, surgía un queseyó que la verdad es que tenía su gracia incluso antes de la cuarta cerveza... Después ya era la repolla.
Puede usted ponerse al día de la programación de semejante antro en el Myspace Elèctric Barcelona o, mejor todavía, leyendo los pies de página del poético cómic El reloj del Sr. Lem, con guión de Jordi Relaño y dibujos de Fulvioo, una fascinante e improbable publicación de 32 paginazas a todo color y tan gratis como una bocanada de aire fresco en un día de primavera.

20.9.08

Vicky Cristina Barcelona

La Barcelona de Woody Allen es un lugar mágico en el que: a) los catalanes te pasan por el lado haciendo correfocs sin quemarte el pelo ni interrumpir tu conversación, b) los sitios turísticos no están abarrotados de turistas y c) las prostitutas callejeras del Raval son jóvenes y simpáticas.

La publicidad de viajes es lo que tiene, ahí reside el encanto del turismo. Luego viajas y a la que te despistas te has recorrido millares de kilómetros para visitar sitios bonitos a lo largo del mundo y te das cuenta de que los sitios bonitos son bonitos pero están en el quinto pino, y llenos de gente, y hay que hacer muchas colas y hay que estar mucho rato de pie y hay que dejarse timar por la picaresca local, y el sol te quema el cogote y los zapatos te hacen llagas y el agua del grifo te produce cagalera. Y las turistas americanas que te encuentras por los sitios son veinte veces más gordas que Scarlett Johanson, Rebecca Hall y Penélope Cruz juntas. Y los cascos históricos huelen a pis.

Pero los humanos somos sugestionables y al ver Manhattan nos entran ganas de ir a Nueva York, y al ver Everyone says I love you queremos ir a Nueva York pasando por París y Venecia... Y es un alivio que los escenarios de la peli más pamfletariamente turística del pequeño judío gafotas nos pillen cerca de casa.

Pero bueno, al fin y al cabo se supone que los escenarios bonitos están ahí para enmarcar una historia que no es una comedia romántica al uso, es casi un tratado sobre el amor y las diferentes formas de vivirlo, protagonizado por dos atractivas señoritas con visiones contrapuestas sobre el tema (igual que Clifford y Judah contraponían sus trayectorias en Delitos y faltas, pero sin tanta tragedia). Y ahora ya no sé cual era Vicky y cual era Cristina, pero digamos que la morena apuesta por un amor serio, estable, tranquilo y monógamico, mientras que la rubia prefiere el rollo de la pasión, la libertad, los caprichitos y las intuiciones del momento. Ambos caminos parecen muy respetables, pero ni la una ni la otra lo van a tener fácil al encontrarse cara a cara con un auténtico macho ibérico.
Que Javier Bardem no sólo es guapo y carismático y sofisticado, además pinta cuadros y se conoce los lugares más molones en los que tomar vino y escuchar guitarreo flamenco, vive en una casa descomunal, bicicletea por Collserola y conduce un descapotable rojo que lo flipas.
Sí, sí, chicas, en Barcelona somos todos así, venid a vernos.

Y bueno, las escenas lésbicas entre Penélope Cruz y Scarlett Johanson que nos prometieron son mucho más light de lo que me había imaginado... pero también es verdad que cuando me pongo a imaginar escenas lésbicas enseguida me animo un montón.

Nota: notable alto.

13.9.08

Glengarry Glen Ross

Hay algo de suspense y misterio, pero nos la suda bastante. Lo que importa es ese retrato de los comerciales como monstruos sin piedad ni moralidad ni escrúpulos ni esperanzas ni nada bueno. llevan corbata y a simple vista parecen buena gente, pero son el Mal. Todos ellos, incluso el Jack Lemmon. Son depredadores. Malos bichos que mienten, estafan, traicionan y ninguno de estos atajos les ayudan a progresar. Porque no es que sean supervillanos, ni siquiera los que más triunfan en el arte del engaño, son sólo perdedores atrapados en un rol putrefacto. Igual que los depredadores del reino animal que no pueden dejar de zamparse gacelas porque es lo único que saben hacer para sobrevivir, los depredadores del reino comercial no saben hacer otra cosa que dar por culo a clientes y potenciales clientes. Son dignos de cierta compasión, pero también son dignos de justificable repulsa y miedo. Son cocodrilos atrapados en el barro.

Pero también es verdad que estos depredadores no son nada comparado con los comerciales de las compañías de telefonía de hoy en día. Despojos del sistema educativo al acecho de abuelitas distraídas a las que venderles un contrato ADSL que no saben usar, cazadores de ilusos a puerta fría, telemarketers cojoneros que no respetan ni la hora de la siesta... Ya quisieran ellos tener el carisma que David Mamet y James Foley regalan a sus decadentes depredadorcillos. Ya quisieran ellos tener la gracia de Jack Lemmon, Alec Baldwin, Ed Harris, Kevin Spacey, Alan Arkin y Al Pacino. Porque lo de las compañías de telefonía del siglo XXI ya no son cocodrilos decadentes, son alimañas o moscas verdes o algún otro bicho que hace tiempo que ya no sufre ninguna decadencia porque hace tiempo que tocó fondo. Cada uno de ellos mueve poco dinero, sus estafas son más pequeñas que las de los yuppies de los ochenta, pero son una plaga que ataca de forma repetitiva e indiscriminada y que, en suma, resulta mucho más molesta y afecta a mucha más gente. Al menos, los depredadores de la peli sólo atacaban a idiotas que tiempo ha habían llenado un formulario mostrando interés por el negocio. Con las alimañas de hoy en día nadie está a salvo. Tú puedes ser su próxima víctima. Quizá lo hayas sido ya. En mi casa concretamente nos han dado pro culo los de Telefónica, pero a mi hermana le dieron por culo los de Vodafone, y yo trabajé un tiempo para el servicoo técnico de Auna y puedo confirmar que eso también era una casa de putas.

Nota: notable.
(Y ya que estamos con el tema, les dejamos con algunas ideas para el trato con telemarketers)

12.9.08

La crísis de La Cinefilia

Esto ya es el colmo, no sólo el Nabo va por ahí montándonos webs paródicas sino que ya se cachondean de nosotros hasta los frikis de Geek in Love!

11.9.08

Chiste

Chuck Norris es tan duro tan duro que se conecta al emule desde casa de Ramoncín.

1.9.08

Vuelta al cole

Menudo frustre. Acabo de enterarme de que la histórica película Sleep (la de Andy Warhol, en la que no sale nada más que un señor durmiendo durante 321 minutos) es un fake.
En realidad el señor John Giorno (poeta, cantamañanas y amante del cineasta) se pegó una siestecilla postcoital de duración media, pero Andy Warhol editó la película repitiendo planos para que la duración de la cabezadita se acercase a las saludables 8 horas de sueño recomendadas por los expertos.

"I like doing movies because they're easier than painting", confesó el artista en una entrevista posterior.

26.8.08

Wall-E

Aunque lo firme la Disney, esto no es una película para niños. Lo sé porque a mí me gustó, y yo soy un señor con el corazón ennegrecido al que no le gustan los niños ni las películas para niños. Además, plagihomenajea 2001 no sólo en el diseño del ordenador rebelde sino también en el abuso de los opresivos silencios. Durante la mayor parte de la peli no dicen ni pío y el robotillo mono tiene que limitarse a hacer monerías en mímica y a poner carita de pena sin más recursos expresivos que unos ojos que se inclinan.

Y el mensaje es bonito: progre, anticonsumista, ecologista. A simple vista podría parecer hipócrita que este mensaje llegue a través de una corporación estadounidense que no es más que una eficaz y poderosa máquina de hacer dinero y vender moñacos y macmenús... pero oigan, el anticonsumismo mola, ergo el anticonsumismo vende. Yo hacía tiempo que me resistí a los cantos de sirena Disney-Pixar y esta vez ahí estuve, gastándome mis 7 leuracos para pasar horitas rodeado de mocosos que lloriqueaban y comentaban las escenas en voz alta.

Las imágenes y la ambientación son geniales, eso sí. Sobretodo durante la primera hora es difícil cerrar la boca. Uno se queda embobado ante la belleza de una tierra desolada, desértica, cubierta de mierda, y un prota tenaz que va recogiendo y clasificando y amontonando la basura con la dedicación obsesivo-compulsiva de los buenos robots.

Pero luego resulta que el robot ve una película ñoña por la tele y se pone cachondo y se enamora de la primera robotita que pasa y todo se complica. He leído ambiciosas reseñas sobre esta película que afirman que el robot protagonista simboliza la humanidad perdida. Menuda visión del género humano, simbolizarlo por un robot idiota que lo único que hace es trabajar y ver la tele y volverse loco por imitar las cosas que salen en las películas. Porque lo que ve es un músical en cuyo clímax el chico y la chica se agarran las manos y luego lo único que aspira es pues a agarrarse las manos con una robotita sexy, pero si hubiese visto El silencio de los corderos seguramente aspiraría a comérsela viva, y si hubiese visto El último tango en París aspiraría a untarle de mantequilla los conectores traseros y si hubiese visto Salò aspiraría a torturarla y violarla durante horas y comerse una caca.

Mientrastanto los humanos, exiliados en naves crucero, se supone que se han ido idiotizando como los Eloys de La máquina del tiempo, y sin embargo han logrado sobrevivir durante siglos a la deriva y plácidamente... y en apariencia de forma autogestionada y autosuficiente, sin destrozar ningún planeta ni consumir recursos no renovables. Incluso han abandonado el culto al cuerpo. Son hedonistas, pero ni se tocan ni se bañan en la piscina. Hedonismo zen. Ni siquiera gastan en ropa, lo suyo es un neo-consumismo inofensivo en el que cuando cambia la moda, la misma ropa que llevan cambia de color y no se produce gasto alguno en fibras. Y su alimentación se compone de batidos y sopitas que, no se dice pero se supone, provienen de plantas de depuración de sus propias aguas fecales. Y son felices. Todo parece indicar que el progreso ha triunfado sobre la estulticia. Pero llega el robotejo teleadicto a chivarse de que entre la basura terrestre está renaciendo un tímido geranio y la lía y los hace volver a la Tierra, a cargarse cualquier intento de regeneración selvática.

La humanidad volverá a andar y a bailar y a cultivar huertos. Y el robotito y la robotita desafían su destino y se agarran de la mano y, no se dice pero se supone, se dan cuenta de que siguen sintiéndose vacíos. Es un final ñoño a la par que trágico, pero oiga, ya lo decía yo, que no es una peli para niños y está cargada de matices oscuros y segundas lecturas pesadillescas.

Nota: notable.

15.7.08

El Gran Libro de La Cinefilia

Los más avispados de entre nuestros escasos lectores ya se habrán dado cuenta que este blog no funciona, ni mucho menos, al ritmo en que funcionaba en nuestros glory days.
Resulta que no sólo nos estamos quedando sin ideas sino que también es verdad que hemos canalizado gran parte de nuestras energías hacia Listocomics.com y encima nos estamos embarcando en un ambicioso proyecto que tiene como objetivo timar a la gente vendiendo algo que ya está gratis en internet. Suena absurdo, pero nos consta que el mercado editorial es una casa de putas y que cosas más bestias han colado.

El caso es que estamos trabajando en la recopilación de las tonterías más gordas que se han publicado a lo largo de cinco años en este insospechado blog cinéfilo y las meteremos en un libro muy gordo y muy bonito para que pueda usted leerlo en el metro, o a la sombra de un pino, o regalarlo a su media mandarina para quedar como un crack.

Sólo nos falta a) pasar el corrector ortográfico (es el único valor añadido que le vamos a dar a las reseñas), b) encontrar alguna celebridad que se enrolle a trabajar gratis de prologuista (se rumorea que igual tiene un detallazo Guillermo Zapata, guionista y documentalista de Hospital Central, director de Y todo va bien y Lo que tú quieras oir y bloguero en Filmica Casiopea)... y c) encontrar algo bonito para la portada (si sabe usted dibujar monigotes que duermen en un sofá o cosas así, no dude en mandarnos sus propuestas, que si no las usamos de portada las usaremos de material promocional y no pagamos nada pero ofrecemos honor y gloria a raudales).

Y el colmo del mercantilismo ya es esta rastrera encuesta que hemos colgado en la barra lateral para ir caldeando el ambiente. No dude en responderla generosamente para darnos ánimos, que esto no compromete a nada.

12.7.08

Sexo en Nueva York, la película

Ostras, se ha corrido el rumor de que el cambio eurodolárico es favorable y se ha llenado la gran manzana de españolicos que van de compras y se maravillan porque los edificios son muy altos. Antes decían que Nueva York era un crisol de culturas, ahora parece Benidorm pero sin playa. Y estaba yo por Manhattan de shopin con mi señora cuando vi un cartel en varios idiomas que anunciaba rutas turísticas de sexo en Nueva York. Menuda tentación. Nos gastamos nuestros últimos ahorros y nos llevamos una desilusión tremenda: en realidad era un ruta turística que recorría las casa y las tiendas de zapatos que salen en una serie de la tele.

Volvimos a Barcelona y vimos más carteles: resulta que la teleserie no sólo había inspirado una ruta turística sino también una película de cine sobre las fabulosas aventuras de las cuatro treintañeras cachondas.

Venga, va, vamos a verla, así nos acordaremos del viaje... Pero estábamos haciendo cola en la taquilla y vimos salir a la gente que había estado viendo la peli en la sesión anterior. Casi todo eran chicas, y guapas, y pijas, y muy arregladitas, seguro que el cine iba a oler bien... Pero mi señora se fijó en que también había algún chico, pero que todos y cada uno de ellos parecían perder aceite. Mi teoría es que ya eran gays al entrar, pero a mi señora le dio yuyu que pudiese tratarse de un efecto secundario de ver 150 minutazos de frivolidad desenfadada, y me pidió que me quedase en el bar de la esquina bebiendo cerveza, que mi virilidad es algo demasiado valioso como para arriesgarse a perderlo viendo según qué espectáculos. "Anda, déjame entrar, que me da hasta curiosidad y morbazo", "No, no, por favor, luego ya te la cuento".

Y así lo hicimos. Y bueno, según me dijo se trata de un peliculón épico de mucho llorar, con escenas de 20 minutos sobre chicas que escogen qué traje se pondrán para ir a una boda, y cosas así. Hay un momento de mucho suspense en el que la pija protagonista ha quedado con su maromo pero es fin de año y no encuentra ningún taxi, pero ella está tan enamorada que es capaz de meterse en el metro, con el lumpen del proletariado. Y también hay otro momento de mucha risa en el que una pija pilla diarrea y se caga encima, sin haber tenido tiempo de quitarse las braguitas de marca. Y muchas muchas muchas escenas de shopping y estereotipos sexistas. Pero al final... ¿se casarán Carrie y Mr.Big? Sólo hay tres maneras de saberlo: a) viendo la película, b) dejando que te la cuenten, o c) adivinándolo.

Nota: excelente, dos horas y media dan para tomarse tres o cuatro voldams y leerse toda la prensa deportiva.

17.6.08

Death Proof

Primero salen cuatro niñatas parloteando generosamente pero sin revelar al espectador ni un solo bit de información que sea interesante o haga avanzar la trama. Se hace un poco largo, pero tenemos fe en tarantino y sabemos que tarde o temprano pasará algo.
Y entonces va y pasa algo, así de sorpresa, y mola mucho, pero es muy corto. Para que no sepa a poco, lo vuelven a pasar a cámara lenta y filmado desde otro ángulo. Creo que repiten el truco cuatro veces, una por cada moza.
Y ahora viene lo jodido: de repente salen otras cuatro niñatas parloteando generosamente pero sin revelar al espectador ni un solo bit de información que sea interesante o haga avanzar la trama durante mucho mucho rato. No son las mismas chicas, pero resultan igual de plomizas. Son físicamente atractivas, eso sí.
Pero tenemos que esperar hasta el último cuarto de hora de la película para que vuelva a pasar algo. Quién más quién menos ya está de parte del psicópata. Que las maten ya, rediós, o que las amordazen, o que les metan alguna cosa en la boca. Pero el último cuarto de hora es muy molón, para qué engañarnos. Lo flipas de tal modo que incluso te despiertas un poco, el subidón es tal que después de aburrirte tanto rato se encienden las luces de la sala y te quedas con ganas de más. Vale la pena verla en la pantalla grande de un cine porque es como montarse en una adrenalítica montaña rusa, pero también debe molar poderla ver en el DVD de casa para poder pasar rápido las escenas de relleno. Quizá lo ideal sería una sala de cine con un proyector controlado con un mando a distancia.

Otra cosa interesante es que me suena que en las pelis de terror de los 70, los psicópatas tenían tendencia a atacar jovencitas que pendoneaban y enseñaban las braguitas y se cepillaban a sus novios en los cines al aire libre... mientras que el psicópata de Death Proof parece empeñado en liquidarse a seductoras calientapollas que ni enseñan carne ni profundizan sus relaciones.
A ver si va a resultar que está cambiando el paradigma moral de los tiempos.

Nota: notable bajo.

12.6.08

Last night

(vista por El Nabo)

2 meses. Se confirma el plazo a la Tierra. El jefe de la compañía del gas, parece hasta un tipo noble. Confirmado en sus consecuciones y responsable con ellas. Aunque quizás hasta un límite un poco absurdo. Pero bueno, se trata de un hombre que ha invertido su vida en edificarse materialmente. Así que su última misión antes de despedirse, es quedar bien con los clientes, debido a ellos, desearles paz con quienes les quieren y hacer todo lo posible por suministrar el gas hasta el final. Y el pavo lo hace él solo, llamando uno por uno a cada uno de sus clientes. Pero es que, esta parrafada se da en apenas los 10 primeros segundos de la peli. Porque es que después viene una retaila de personajes increíblemente brillantes. La familia católica con esa madre que quiere reprender a su hijo de marcharse horas antes, para como él mismo dice, hacer lo que ya había planeado para esa noche. Y plaf, escenita familiar muy reconocible, pero no asidua claro. Y ese pavo, listo, que decide pasar sus últimas horas solo, cuando su colega que se lo monta diferente le dice, pero y follar qué? Cuanto hace que no.. queda poco tiempo. Y él muy razonablemente le contesta, es que no es una idea que me excite mucho esto de que se vaya a terminar el mundo. Así que se encuentra con una china, o japonesa, no sé, tiene buenas piernas. Es otra madre, y el mundo no está como para que una madre bonita ande sola por ahí sin defensa pero con bagaje. Quiero decir que el mundo apesta. Lo explica muy bien este prota, desde los coches que no han evolucionado una mierda en treinta o más años, hasta eso de que la peña decida salir a cargarse al que tiene enfrente que siempre sacaba la basura a medio día. Ya ves. Hace su análisis, sencillo, de paseo, pero bueno. Y bueno, el follaman. Que si una negra, luego una china, luego la profe que deseó siempre, porque piensa, bueno, tengo su número, siempre lo quise, y esta vez, sí que no hay nada que perder. Y la pava, cincuentona interesante, se le planta en su apartamento, dispuesta a abrazarle. Se trata hasta el osado tema de la homosexualidad entre machotes. Con una resolución más que brillante. Nada de perforarse ojetes. Para eso Irreversible. Y habría que llegar al final ya, por qué se acaba el mundo precisamente a las doce? Pues no sé, pero se acaba, y oye, tú veras cómo te lo montas, pero qué prefieres? Morir a los 75 y que todos por encima de ti pasen? Que ni las moscas se enteren? O tener la oportunidad de vivir lo más intenso de toda tu existencia, y me refiero simplemente a supervivencia. Pero de la que no te deja ni pensar si quiera. Goce, deleite, dolor, goce, deleite, dolor, y así intermitentemente, pero ya digo, tienes que prepararte, ponerle imaginación, y saber lo que quieres. El fin del mundo señores, yo me tomo una viagra antes y la empalmo y la palmo. Y señoritas, obviamente. (que sí, que puede fallar la concentración, oye)

Nota: matrícula.

-por El Nabo

6.6.08

Indiana Jones y la cagalera de cristal

"Estas peli es una mierda"
"No, hombre, no, que lo que pasa es que hay que tomársela a risa"
"Anda ya, lo mismo decía Verhoeven de su Starship Torpes y lo que hicimos fue reirnos de él"

Pues sí, mis amigotes salieron de la sala refunfuñando de tal manera que casi me dio vergüenza reconocer que yo me lo había pasado bomba viendo la peli. La teoría de mi amigo Rodrigo es que yo no tengo ni puñetera idea porque voy de fino y veo pocos blockbusters. Que ni ganas, oiga. Que se rumorea que la primera peli de Indiana Jones 1 fue la hostia personificada en una inaudita combinación de acción trepidante, fantasía light y humor para toda la familia... pero que luego la fórmula se plagihomanejeó mil veces y que los pringaos aficionados al cine de acción y aventuras ya están hasta las narices de películas iguales, y que ésta es sólo una más de tantas, que aprovecha el prestigio de la marca pero no tiene gran cosa a destacar a parte de la edad del protagonista.
Y vale que los guionistas se dan cuenta de que están haciendo una payasada y sueltan un par de chistes sobre la segunda juventud de Harrison Ford, pero también desaprovechan jugosas oportunidades de explotar la jocosidad del alzheimer, la demencia senil o las disfunciones eréctiles. Eso sí, al menos se apiadan del venerable actor y ponen a un chaval para que el abuelito descanse un poco y puedan turnarse en la ejecución de las piruetas. Y las piruetas se las reparten, como diría Marx, cada uno según sus capacidades y a cada cual según sus necesidades: el chavalín hace cosas juveniles como a) conducir una moto, b) pegar saltos y c) hacer el mono saltando de liana en liana como el Tarzán pero más rápido, llegando a adelantar a un par de coches que iban cagando leches al lado de un barranco; mientras que el veterano Indiana Jones realiza las hazañas que requieren más madurez como a) enrollarse con una exnovia a la que había dejado tirada después de fecundarla, o b) sobrevivir una explosión atómica con el truco de esconderse dentro de una nevera.

Pero yo me divertí mucho, para qué engañarnos, sobretodo durante la primera parte, que luego hacia el final ya empieza a pasarse el subidón de la nostalgia y ver un tío con látigo y sombrero ya no te arranca esa sonrisa espontánea que sí que arrancaba al principio de la peli, y empiezas a decirte a tí mismo "ah vale, ahora viene lo del deus ex machina en forma de alguna fuerza inexplicable y supernatural que mata a todos los malos y deja vivir a todos los buenos y el templo se derrumba".

Y luego viven felices para siempre. Que decían los Stranglers que "no more heroes", pero oigan, los buenos mitos son inmortales y alguna peli tontorrona de vez en cuando tampoco hace daño a nadie.

Nota: notable.

1.6.08

Apocalypse Now

(vista por El Nabo)

Tengo cierta faceta musical, y anoche merodeando por myspaces varios, a parte de con dos tetas descomunales, me topé con un grupo madrileño que se llama Jazz Por Palos. Tienen videos en los que tocan en lugares a mi entender un poco sórdidos para tales virtudes. Y es que creo que se concibe mal eso de la música y los conciertos. Pienso, joder, es jazz, o flamenco, no importa, es instrumental, y para lo que digo si fuera rock sería igual, lo trascendente es la calidad. Pienso que sus cualidades instrumentales merecen algo más. Aunque sea en términos de intimidad. Merecen que la gente disfrute de verdad a su compás. Así que me digo, deberían tocar en lugares donde hubiese sillones, y una barra interminable, donde pudieses pedirte un peazo ruso blanco y liarte un porrete, aunque el mejunje no bajase de los 14 pavos vaya. Pero si vas a uno de esos lugares es porque puedes. Y sigo diciéndome, sí, incluso que se pudiesen tener conversaciones agradables al son de sus canciones. Y me paro, y digo, vaya, y a ti eso te gustaría? Que la gente pasase de ti un poco y te dejase refugiarte en tu íntima creatividad. No soy jazzista ducho, así que quizás no tenga las mismas concepciones. Pero hay veces, que disfruto tanto haciendo lo que hago con la guitarra que llegado el caso, me importa poco si alguien lo oye. Incluso me beneficia un poco de desatención porque me desinhibe y me facilita expresarme con más comodidad. Así que llego a la conclusión de que a mí lo que me gustaría de verdad, llegado el caso de hacer mella en alguien, sería partir del tumulto y poco a poco silenciar a toda la gente. Me recreo en esa idea y digo, oh.. sería alucinante. Reculo y digo, no, sólo un genio puede. Pero en seguida me percato de que en realidad, eso no es más que ciencia ficción. Que ni un genio ni veinte. Unos pocos seguridades tal vez, y un plató de tele en el que te dan un bocata para merendar también, pero no, un genio solo, sólo con su arte, es imposible que aúne en la expectación a diez que sin referencias hacia él, se den delante suya. Callar a todo el mundo con sólo una espiritualidad, eso sólo lo hace el Flash Gordon en esta peli. Y el papa, obviamente.

Nota: un cate.

-por El Nabo

21.5.08

Descanso

Ostras, quizá va siendo hora de disculparse por haber dejado esto medio abandonado, que es que me puse a escribir un sesudo análisis de la simbología profunda de Matrix 1 y me quedé atascado y a la que me he dado cuenta ya tengo el blog con un dedo de polvo sobre todos los muebles y telarañas por todos los rincones. Y no es que no vea películas de vez en cuando, es que tengo los ánimos criticones un poco apagados... pero oigan, no es la primera vez que me pasa esto cuando llega el calor, denme unos días más de descanso y La Cinefilia volverá con la energía de antaño.
Si estan ustedes hasta las narices de pasarse por aquí y ver que no se actualiza, les animo a apuntarse a la Lista del Listo, a través de la cual recibirán cómics y avisos de actualización de nustros blogs (no mandamos spam ni publicidad comercial, y darse de baja es fácil y rápido) o, si domina usted el temilla del los feeds también puede apuntarse al RSS de La Cinefilia.
Y oiga, ya que hablamos de RSSs, estamos montando un ombelico dil mondo de las cinefilias que pilla todas las actualizaciones de todos los blogs de cine que nos gustan.
Si le parece a usted que nos dejamos alguno, no dude en dejarnos un comentario.

Y tengan paciencia con nosotros, que prometemos volver a dar guerra en un par de semanitas o menos.

Un besito,

9.5.08

Trailer Park Boys

(vista por El Nabo)

Tenemos a un par de expresidiarios reincidentes, un parque de caravanas privado a modo de barrio, hierba a raudales, y un segurata tocacojones con un ayudante el cual va siempre sin camiseta, y regordete. Y a priori como que ésto puede que no genere demasiadas expectativas pero es que en esta serie, todo eso está de más. Las expectativas muy pronto empiezan a olvidarse, es cosa de hipnosis, pero de la sana, no ésa que te aliena, con ésta te partes. Y pongámonos serios para hablar de una serie cachonda y es que me he quedado flipado con este descubrimiento tan desmesurado. Habéis visto el personaje de Bubbles? Dios, no se le puede llamar otra cosa más que carisma en estado puro. Deficiente? Juas, ya quisiera yo a mi alrededor gente con esa sobriedad mental y capacidad de transmisión inmanentes, que no se le escapa una al pavo. Porque los dos protas, uno parece que controla, pero ni de coña, están los dos más rayaos que su puta madre. Sí, primero, nada más salir de la cárcel, es que hay que sajar a un par de carros los radiocasettes o cedeses, para poder pillarse ese hidropónico tan guapo y hacerse la mayor plantación suministrativa del barrio. Jé, como si ná se le ocurren. Y las interpretaciones son de pasmo. Buenísimas, manejan ambos una parsimonia ante todo el marasmo que se les avecina que dices, pero si son buenos hombres, están tranquilamente, a su bola, que vale, atracan supermercados y venden porretes, y se enervan si no les conceden un crédito bancario para sus proyectos personales, pero no hacen mal a nadie. Son como honrados animalicos, de espíritu apacible. Y luego están los detalles, como que uno no suelte el cubata ni para ducharse, que el otro siempre que ve a los tontines arrastraetes les saje tabaco descaradamente, los maullidos de los gatos en las inmediaciones de Bubbles, en fin, desde la introducción pasando por los créditos con esa musiquita tan contoneante, delicada y suave, hasta los veinte minutillos de peste que cada capitulito dura. Y la moralina que les ha dado por meter en algunos de la segunda temporada? Al estilo Cosas de casa, je. Suben la melancolía alarmantemente, de un modo casi paródico, pero.. y cuando empieza a hablar el personaje, pongamos que Bubbles? Acalla las risitas eh.. Te pone bien bien en la piel. Pues ale, no digo más. Quien no la quiera ver tonto es.

Nota: matrícula.

-por El Nabo

6.5.08

Nueve semanas y media

(vista por Siona)

Yo creo que esta peli está mal catalogada en cuanto a género se refiere, para mí es de los más claros exponentes de la ciencia ficción y sin embargo dicen que es peli erótica.

La vi por primera vez de chiquitina con una amiga alemana y su padre, alemán también y progre, y mi recuerdo no puede ser más bonito, tierno y agradable, me encantó. Creo que aún vuelven a brillar mis ojos como sólo pueden brillar de lujuria a los 14 años, al recordar aquella primera vez...

Peli de las más didácticas que he visto, a mí me enseñó muchas cosas... maravillosas... como que la mantequilla, el sirope, la mermelada de frambuesas... sirven para algo más que untarlas en las tostadas... y más...

De mayor pierde encanto y tus amigas que te dicen joer es que el tipo está majarón y qué miedo da el final y que sí, te pone, pero que no veas que historia y que no sabes a quien te puedes meter en casa... que la vida es riesgo, hermanas, y que son 9 semanas y media, o sea cuatro más cuatro ocho, más una y media... pues dos meses y medio, ya está... nadie te está diciendo que prepares el ajuar... luego lo acompañas a ese psiquiatra amigo tuyo y quedas como una señora.

Que sí, es peli de ciencia ficción porque si estas cosas nos pasaran, por lo menos, dos veces al año, yo os aseguro a todos vosotros que iríamos a trabajar cada día con una enooorme sonrisota... o en su defecto, al menos, no con esa cara de palo con la que vamos casi siempre.

Nota: Notable alto.

-por Siona

2.5.08

¡Semos peligrosos!

Si yo agarro un disfraz y una pistola de juguete e intento atracar un buffete de abogados, es posible que la cosa no llegue a buen puerto.
Pero si lo hace el galán español Andrés Pajares, famoso por protagonizar 4 de cada 5 joyas de la época del destape y una bochornosa película sobre las aventuras de Makinavaja, el resultado debe ser hilarante a la par que un poco triste... Desde aquí le deseamos mejor suerte en próximos intentos.

30.4.08

Tonterías

Ladies and gentlemen, interrumpimos nuestra pequeña saga de reseñas matriciales para informar de que, dentro de los actos de promoción de Indiana Jones 4, un senil Harrison Ford se ha depilado el pecho a la cera con la intención de recrear el dolor provocado por la deforestación de los bosques... Teniendo en cuenta que las principales formaciones boscosas del planeta se encuentran en Brasil, no son pocas las fans que confían en que el galán norteamericano se haya hecho también las ingles brasileñas.

28.4.08

Matrix Reloaded

Esta película es una charlotada.
Y aunque hay gente que dice charlotada en plan descalificativo, yo lo digo de buen rollo, porque Charlie Chaplin era un crack, uno de los genios de la historia del séptimo arte, oiga. Sus coscorrones, sus muecas y su desencanto melancólico eran bombas de relojería contra el belicismo, la alienación y las injusticias sociales.
Pero bueno, el caso es que también se las daba de perfeccionista y cuando estaba rodando por ejemplo una escena de dos tíos dándose mamporros en un ring de boxeo, les decía cosas como que pelearse es fácil, que todo el mundo se pelea, que incluo los niños saben darse de hostias, pero que, ojo, lo que iban a rodar no era sólo una pelea, era un baile. En serio, grandes bailarines llegaron a confesar su admiración por Chaplin y sus hostialidades convertidas en cuidadosas coreografías en las que lo más importante era el ritmo y la coordinación entre los movimientos de los diferentes personajes.
Y el tío creía hacer estando algo único pero en realidad estaba inventando un género audiovisual que no dejaría de decaer hasta llegar al postmoderno baile del Pressing Catch.
Y este rollo venía al caso de que viendo Matrix Reloaded uno se queda con la boca abierta ante los efectos especiales y las peleas multitudinarias en las que un personaje se multiplica por mil y no deja de saltar y moverse con soltura y las mil copias del malo se acercan y se alejan y la cámara va de aquí para allá y el tiempo se ralentiza dando lugar a un baile fascinante. Y en todo momento queda claro que las hostias no duelen. Y a penas hay sangre. Pero el ritmo y la coordinación de los agentes Smith son impecables. Sólo les falta salir en mallas.
A muchos les parecerá que se trata de un espectáculo vacío, pero bueno, también son muchos los que se quedan sobados viendo El cascanueces de Tchaikovsky o La consagración de la primavera de Stravinski.
Y entre baile y baile hay algo de diálogos y un argumento absurdo, sin ton ni son, pero qué más da, su función es claramente de relleno, no hay que pedirle peras al olmo. Tampoco esperamos nunca grandes desarrollos argumentales en las escenas que enlazan los folleteos en las películas pornográficas.
Los bailes molan y con las persecuciones lo flipas, y ya está, para qué engañarnos.

Nota: notable bajo.

27.4.08

Matrix Revolutions

Los hermanos Pinzones Wachowski podían haber reconocido que, sorprendidos por el apabullante éxito de la primera matriz, se animaron a sacarse de la manga dos secuelas de relleno que iban a ser lucreativas porque sí. Apuestas seguras. Cualquier productor hubiese hecho lo mismo. Al espectador que le den por culo. Y si la acogida no hubiese sido tan generosa, igualmente se hubiesen sacado unos durillos anunciando gafas de sol.
Pero dentro de los actos de promoción de las secuelas, van y dicen que se trata de un proyecto unitario, que cuando idearon la primera ya tenían en mente toda la historia de la segunda y la tercera.
Pues vaya. Esto nos hace pensar que quizá hay que valorar la trilogía conjuntamente.
Quizá Matrix 1 y Matrix 2 también son una mierda pinchada en un palo.

Nota: un cate.
(Por cierto, a Emma Watson se le ven las braguitas y se le transparenta el felpudito aquí, y ya empiezan a correr finisimos chistes sobre Hairy Potter)

17.4.08

Nuevo cortometraje de Guillermo Zapata

Y todo va bien, señores, el nuevo cortometraje de Guillermo Zapata se estrena online, mismamente en Listocomics.com, que este mundo es un mundo de locos y el glamour de las estrellas ya no es lo que era. En serio, clique aquí, disfrute de la película y deje algún comentario, anda, que si no no sabemos si lo mira alguien o no.
¡Que va sobre sexo online, oigan!

16.4.08

Rounders

(vista por El Nabo)

Suenan los hamlet. Pero no en el ambiente. En mi cabeza. Y eso qué tiene de relevante? Pues no mucho si no fuese porque estoy jugando una partida de póker. Y ya veis, con esta actitud se presenta la noche. ‘Irracional!!!! Irracional!!!! Yo quiero ser!!! Irracional!!!!’. Así que como me llega un 10 y un cinquillo, no sé con qué descaro o jerol o espasmo, voy subiendo pitos. Y de repente yo y mi primo como que nos descojonamos con casi un paquete brindado en el tapete, con entusiasmo. El Paquito sonríe, somos tres, pero él no es partícipe del absurdo al que hemos llegado, quizá tenga.. una pareja de sietes? El caso es que el prota dice.. observo sus caras y por cómo reaccionan (no olvidemos q se trata del sin límite de texas y por tanto los intereses están tenazmente acotados para encontronarse) sé lo que tienen. Y si se hubiese inmiscuido esta noche en esta partida yo no sé si le habría dado un colapso neuronal de la incoherencia asistida y perplejidad ante lo indescifrable de esos gestos destinados a satisfacer el vicio simple, pero al menos unas buenas risas tal vez, porque el tema se resuelve con el Paco llevándose una mano de más de un paquete volcado en la mesa con la tragicómica pareja de doses. Al margen de ésto, no deja de ser un puto peliculón, que aún más al margen de jugadores fumetas y desmadrados revela de forma clara y transparente, las definiciones de un juego que existe para revelar aspectos del ser humano trascendentes. Desde su capacidad de observación sicológica hasta la habilidad estratégica púramente técnica. De la intuición y saber comprender unas mínimas reglas al servicio siempre de la protagonista apuesta, a tener los cojones de q no te palpiten las sienes en un arrebato de farolería inminente. En fin, debe verse, aun que he de decir que cuando aun no conocía los maravillosos aspectos de este fascinante, no juego, sino.. aliciente, me dormí. Pero hoy por hoy y acabándola de ver un jodido 10 y.. ‘all in’.

-por El Nabo

9.4.08

Viaggio in Italia

(Te querré siempre)

Los buenos actores siguen esos métodos Rastiplastis que dicen que hay que meterse dentro del personaje hasta el punto de autoconvencerse de que no están actuando sino que están vivendo y experimentando aquello que interpretan.
Vamos, que si tú eres un director de cine o teatro y quieres pillar cacho, puedes hacer que la guapa interprete el papel de la chica que se enamora y, si es una buena profesional, la estarás haciendo vivir unas emociones y unos calentones que la harán especialmente susceptible para el enamoramiento en la vida real.

En serio, el mismísimo Roberto Rossellini, que es un crack, llevaba tiempo enrollado con Ingrid Bergman y parecía que estaban perdiendo la magia y cayendo en la rutina, y el pillo va y hace Viaggio por Italia, una película (protagonizada por su señora) sobre el distanciamiento y posterior reconciliación de una pareja que está perdiendo la magia y cayendo en la rutina.

Y bueno, para qué engañarnos: el amor es muy bonito pero el desamor y las broncas de pareja son un coñazo, ergo si un director buena rueda una peli de amor le puede salir algo muy bonito pero si rueda una peli sobre el desamor y las broncas de pareja pues, por muy bien que lo haga, el resultado no dejará de ser un bonito coñazo.
Aunque la cosa gana puntos extra porque la churri, en lugar de tirarse a la bebida o al butanero como una persona normal y despechada, decide olvidar sus penas amorosas haciendo turismo y, desde la comodidad de la butaca del cine visitaremos museos y zonas volcánicas y montonazos de ruinas y vestigios del pasado que supongo que vienen a simbolizar los restos del naufragio en que parecen convertirse la mayoría de matrimonios. Snif.

Y bueno, si algún día pillamos por banda al traductor tonto que mete spoilers en los títulos, ya le daremos de collejas hasta que le salten los dientes.

Nota: notable.

5.4.08

El caníbal de Rotenburgo

La optimista moraleja de esta película es que quién no tiene novia es porque no quiere, en serio, que gracias a la magia de la internet resulta muy fácil encontrar a tu media naranja, por muy retorcidos que sean tus gustos. Imáginate que incluso había un tío que buscaba a alguien que le arrancase la picha de un mordisco, lo torturase, lo matase, se lo zampase y no dejase ni los huesos, y se metió en un foro y encontró al amor de su vida: un tío que ya de pequeño se comía a los ositos de peluche y que tenía el sótano de casa lleno de cadenas para atar, colchones para insonorizar, cubos para recoger sangre, jaulas para encerrar personas, una cámara de video y varios utensilios de cocina.
Y, bueno, happy end: el masoquista loco terminó en el buche del caníbal, y el caníbal terminó en la cárcel pero con la panza llena. Y luego va el Martin Weisz y hace una peli contando la historia... pero el abogado del caníbal demanda a la productora y gana, y se prohibe la exhibición de la misma en toda Alemania (porque, ojo, dañaba la imagen del antropófago).

Y a mí que se prohiban películas me parece peligroso, pues senta un precedente muy feo (imáginense la de peliculones que nos habríamos perdido si hubiesen sido tan astutos los abogados de los malos de todas las películas supuestamente basadas en hechos reales), pero esque además que prohiban películas despierta mi curiosidad y me dan ganas de verlas...
En mala hora, la verdad, porque ver pelis así es pasar un mal rato.

El espectador, pobrecico, que no busque suspense ni sustos ni gore ni una trama elaborada, la peli cuenta tal cual lo que ya salió en la prensa. Sólo hay morbo a raudales y, el único logro del film, un intento de retratar a los dos zumbaos no como monstruos sino como personas enfermas, con sus corazoncitos, sus sentimientos y todo eso.
Encima, para rellenar metraje, se alterna la historia de los dos tortolitos con escenas de una chaval que investiga el caso e intenta conseguir el video en el que se ve la matanza en vivo. Y venga flash back palante y patrás. Yo diría que incluso le meten jeta y parecen querer denunciar el morbo que tiene la gente por lo oscuro y lo perverso, pero, en una peli que vive precisamente de ese morbo, parece una postura un poco cínica.

Y bueno, que hay que estar muy loco para querer que alguien te coma más allá de la metáfora, y hay que estar muy loco para querer comerse a alguien, pero creo yo que también hay que estar como una cabra para querer ver un video snuff sobre esa peculiar cenita... ¿Y los que hicieron la peli? ¿acaso no hay que estar un poco enfermo para escribir un guión así? ¿y para dirigirlo? incluso los actores y los técnicos deben andar medio tarumbas para aceptar participar en un proyecto tan chungo...
Los espectadores no, los espectadores estamos sanísimos.

Nota: sufi bajo.

3.4.08

Al otro lado

(vista por El Nabo)

Cuando se te presenta la tarde con a) drama. Dos tipas que se juntan a vivir en un piso, se enrollan y entonces empiezan a comprobar la inestabilidad de sus emociones. b) drama. La vida de una niña israelí en el conflicto adictivo de su país. c) drama. La vida de una limitada pero ambiciosa y dueña de sí, y contenta chica que tiene aspiraciones en la vida y se junta con una amiga y montan una empresa de trabajo temporal para inmigrantes. Y ya ves tú, q así debe ser la peli. Te cagas. De la pava sacando fotocopias. O quedando con el contable. O de que va al banco por la mañana a lo del cheque. O uff, infinidad de posibilidades eh.. pues sí, y unas perspectivas muy tristes. Ante lo cual te quedas con por ejemplo d) de drama. Seis historias que se entrecruzan con el nexo de la muerte, y que buscan la redención, perdida con alguno de sus malos actos. Ah claro, y que son turcos en Alemania y viceversa. Bueno, quedaos con esta palabra: PLANOS. Qué es un personaje plano? Si no lo sabes, mira esta película. Gozan todos de ciertos exabruptos pasionales muy pero que muy desentonados y estúpidos, al igual que el detalle de que se de la vuelta al dejar la conversación con el padre y vuelva para coger sus desperdicios, pero no que los ve alejándose, sino que retrocede en un gesto como de ‘ah!, me he dejao las llaves’. Y pasividad a raudales, una niña tonta pija rebelde inerte que en ningún momento parece decir nada, sólo gilipolleces y poner su pose, de zorra malcriada déspota e imbécil, y no creáis pero realmente CUESTA meterse degenerativamente con estos personajes, porque es que como distan tanto de ser realistas no tienes a donde agarrarte para dar fundamento a tus acusaciones. Es como insultar a un árbol, ya ves tú la gracia. Bueno y eso que un ful de Estambul. Ojú.

-por El Nabo

1.4.08

Once

(vista por Questionaire)

Va, primero el chiste fácil: que no, que no va de ciegos...
Uff, ya me lo he sacado de encima. Y ahora la peli, cuya sinopsis cabe en tres frases: músico callejero conoce a chica checa (ehem) en las calles de Dublín. Congenian, ella le anima a ir a Londres a buscar a su ex y el le hace darse cuenta que la muchacha necesita un padre para su hija. Graban una maqueta juntos y ya está.
De buenas a primeras no parece muy interesante pero el film es cortito y pasa liogero, ligero, las escenas son videoclips unidos uno tras otro y, lo mejor de todo, las canciones son espléndidas: ¡l tema central ganó el Oscar a la mejor canción original!
Glen Hansard y Marketa Irglova forman un pareja espléndida, en la pantalla y en la vida real. Sólo cabe decir que la mula ha sacado humo, este fin de semana, buscando la BSO de la peli y otro disco del dúo en cuestión, "The swell season". Igual hasta me los compro...

Nota: bien tirando a notable. Bueno, va, notable.

-por Questionaire

31.3.08

Sin perdón

(vista por El Nabo)

matar a replicantes está bien. me parece un oficio bastante digno. también me parece digno reconocer q uno ha perdido los suficientes cojones para seguir haciéndolo y q lo deje. pero de ahí a sentir remordimientos por haberlo hecho hay un trecho. uno sólo debería poder sentir algo así al sentirse estafado. pq no existen las malas acciones, sólo las acciones estúpidas. y a partir de ahí todo depende de la capacidad de significar q uno mismo tenga sobre su propia vida. si esta capacidad es baja, el individuo caerá facilmente en la trampa atormentandose de por vida por haber hecho algo sin significado. y en ese trance de debilidad incluso será capaz de enamorarse (hasta de una muñeca hinchable, sí). es loq se entiende por redención. ahora, si es alta, se volverá indestructible y no se dejará engañar por nadie.

cuando la mujer de William Munny muere a éste le sobrevienen los fantasmas. ha sido cobarde y malo por matar a mujeres y niños por la espalda. es decir, siente remordimientos porq piensa q lo que hizo estuvo mal ya q su mujer, q fue la que le hizo abrir los ojos deteniendo su particular masacre, ya no está. pero acaso es tan ingenuo de pensar q su mujer, una persona realmente buena, fue capaz de juntarse así como así con un desalmado? pues sí. la muerte tiñe a los humanos de ingenuidad haciéndolos débiles. y Munny se sintió estúpido por haber destruido cuando, al morir su esposa, descubrió q lo coherente no era sino amar. ya q al ella desaparecer sintió q la vida perdía toda su coherencia. pero acaso mató Munny alguna vez por coherencia? claro q no. sin embargo su amigo el negro sí. él sí q tenía ambición. él sí q quería follar. él sí q cabó su propia tumba. pero Munny? no, Munny nunca muere. a Munny nadie lo engañó. no le queda odio. él sólo era un borracho q dejó de serlo por una mujer. entonces, un asesino indiscriminado q tiene su corazoncito? jeje.. y ahora quién es el estafador? una vez puestas las cosas en su sitio, podrá seguir tranquilo cuidando de sus hijos.. al pam pam, y al vino vino.

Nota: matrícula de honor.

-por El Nabo

26.3.08

La sabiduría de David Mamet

"The star at the Oscars agrees to fawn and pant in return for a pat on the head. This is, of course, the reason for the Oscars' success as entertainment: the audience gets to see their oppressors brought low."
Me estoy leyendo un libro del David Mamet intitulado Bambi Vs Godzilla que está muy bien y dice muchas cosas graciosas como esta.

24.3.08

París, l'amour, le fetichisme...

Tras horas y horas y horas de patear por el Louvre y subir luego a ver lo del Sacre Coeur, tenía los pies como tortillas y los gemelos que parecían trillizos, pero va mi churri y se empeña en buscar el bar de la película de Amélie para tomarnos unas copitas de vino y una tabla de quesos.
Manda huevos con lo fácil que es liar a los turistas, que los quesos estaban buenos, pero, aunque estuviesen malos, los cabrones seguro que estarán aprovechando el rebufo de la película durante siglos. Menudo chollo debe ser que filmen una peli así en tu bar... Y para que nadie se equivocase de local, habían colgado un par de posters de la Audrey Tatou y un hilo de tender ropa con unas pinzas que sujetaban fotos de un enanito de jardín junto a varios hitos arquitectónicos del mundo. En serio.

Y cerca de ahí había otro bar con un cartel inmenso presumiendo de que en él comieron Woody Allen, Drew Barrimore y no sé quién más durante el rodaje de Everyone says I love you, pero no picamos, que Dios dijo hermanos pero no primos.

Lo que sí que volvió a levantar la vena fetichista de mi churri fue la visión del Moulin Rouge, aunque, por suerte, los precios del show ya eran suficientemente disuasorios para que pudiésemos escaquearnos de una sesión cancán. De todas formas, alrededor del mítico molino rojizo había un montón de sexshops y nos pusimos a mirar pollas de plástico y disfraces de infermera, y en esto que vino un francés y nos propuso hacer un intercambio de parejas pero rechazamos la oferta (¡menudo elemento el francés ése, ni siquiera llevaba pareja!)

23.3.08

Taxi Driver

(vista por El Nabo)

A ver ok. Tenemos una peli. Bueno vale, ok. El otro día estuve intentando ver 12 monos, y ok. Se sale pero, el discursito del majadero brad pitt en pro del abstencionismo consumista me pareció mucho menos impactante de a como lo recordaba. O sea, menos duro. Menos locuaz. Y esto creo q se debe a que en realidad era un discurso un poco superfluo. Qué quiero decir con ésto? Pues q tiene la veracidad muy delimitada en las formas, o sea, sirve como elemento de reacción pero no de base. Coño, y ya me estoy pareciendo a alguien. Pues esta característica, comentábamos hace poco yo y mi colega, q también se da en el club de la lucha, en la q el discurso queda claro, pero una vez asumido pues ya se sabe. No da lugar a posibles y enigmáticas interpretaciones, a diferencia de por ejemplo Sin perdón, que por eso me cuesta tanto hacer una jodida crítica de ella porque lo deja todo muy en el aire, como la pura realidad. En la que la fascinación surge motivada por una especie de principios inmutables a los que se adhiere. Y ésto es en definitiva lo que Scorsesse trataba de buscar en taxi driver, dejar aristas imprecisas para revelar fascinación intimista. Pero el pobre lo hace tan cagadamente, que a mitad de peli ya no sabes si el pavo sigue sin dormir, o si esq le operan de un injerto de tímpanos por una mala otitis, porque qué coño hace cuando va al mítin? Y lo de la pava al final? A santo de qué. En fin, una cagada tras otra la de este hombre, el próximo capítulo: Goodfellas. A cascarla, si us plau.

-por El Nabo

17.3.08

Soñadores

¡Menuda juventud!
Se supone que son estudiantes, cinéfilos y revolucionarios del mayo del 68 pero se pasan más rato retozando que estudiando, viendo películas o levantando adoquines...
Bernardo Bertolucci ya no es el que era; comparar esta película con, por ejemplo, Novecento es como comparar un lacasito con una mariscada, pero de todas formas es dificil no quedarse hipnotizado por a) la candidez argumental, b) la avalancha de juegos cinéfilos y c) las berzas de Eva Green.


Normalmente intento mantener la compostura y no dedicar media reseña a lo suculentas que son las actrices de hollywood, pero es que esta señorita se pasa media peli zascandileando tal y como vino al mundo y, bueno, todo se bambolea, los relojes se paran, el calentamiento global se acelera, la chica parece muy simpática, creo que no la echaría de mi cama por comer galletas. Ah, l'amour...

Nos encontramos frente a una prueba sólida de que el poderío de internet como red de pornografía global no ha eliminado del todo el encanto del erotismo fino y elegante.
Parece posible afirmar que el subgénero del pit-i-cuixa con pretensiones intelectualoides no ha muerto del todo... aunque supongo que cuando recurre a filias chungas como el incesto para llamar la atención es que ya debe tener los días contados. Pero bueno, soñar es gratis y soñaremos que el buen cine es para siempre.

Nota: notable.
("sinópsis" de la película aquí y aquí y aquí y aquí y aquí y aquí)

16.3.08

Tommy

(vista por Sines Crupulos)

A ratos psicodélica y a ratos surrealista, esta película representa el súmum de las óperas rock, lo cual, dentro de la historia del cine, no es decir tampoco gran cosa.
Una ópera rock se distingue de un musical, principalmente, en que en la ópera la trama sucede a la vez que la música, mientras que en el musical a la trama se le añaden canciones más o menos relacionadas con el argumento pero que poco o nada hacen avanzar la historia. Es por eso que películas musicales (rock) hay muchas, pero óperas... se cuentan con los dedos de una mano.
Quadrophenia no es una opera rock, por poner un ejemplo bien allegado.
Entre las tres o cuatro posibilidades, esta es la mejor.
Otra cosa son los discos de ópera rock. Ahí si que hay más, sobre todo por los grupos de rock sinfónico, donde se pueden encontrar auténticas maravillas del vinilo. Génesis, por ejemplo, y su "The Lamb Lies Down On Broadway"

Tommy gana varios enteros porque cuenta con el trabajo de 2 grandes actores: Oliver Reed y Ann-Margret, el escarceo del nunca desapercibido Nicholson y la participación de lo mejorcito del rock de aquella década (y la siguiente): Tina Turner (de Acid Queen, espectacular), el mano lenta ("Clapton is god", según aquella leyenda del grafitti, porque en mi opinión Clapton era grande con Los Cream, pero un baboso de la MTV desde que tocó el unplugged y realizó una ñoña versión del Layla que no para de sonar en Kiss FM), Elton John de campeón de Pinball (la escena más impactante del film) y por supuesto las majestuosa música de los Who.

-por Sines Crupulos

14.3.08

El chiqui chiqui

Pedro Jota y Jiménez Los Santos están desolados porque no les parece correcto que un país tan molón como el nuestro sea representado en Eurovisión por una canción tan cutre.

Pero ojo, el cutrerío del chiqui-chiqui no es un cutrerío convencional, es un cutrerío irónico, intencionado, intelectual.
Es más que cutre, es metacutre.
Los cerebros del Terrat conocen los mecanismos artístico-comerciales que se esconden tras las canciones del verano, los hits de las pistas de baile y las listas de grandes éxitos del pop-rock, y abusan de algunos de estos mecanismos (ritmo machacón, letras fáciles, baile disciplinado, fraseos sin ton ni son) pero desprecian las pautas básicas del negocio (nada de temática romántica, nada de dotar al intérprete de una apariencia sensual, nada de fingir que lo que se está cantando no es una mierda).
El objetivo no es que quede bonito, el objetivo es saltarse los convencionalismos, sorprender al espectador, romper las reglas establecidas.

Sí, nena, sí, Rodolfo Chikilicuatre es el Jean-Luc Godard del siglo XXI.