11.1.06

Irreversible

Cuando uno hace una peli y los espectadores abandonan la sala a centenares, podría pensarse que algo ha fallado, pero Gaspar Noé lo lleva con orgullo y presume de ello en la carátula del DVD (al menos en la edición francesa)... ¡Menudo tipo duro!

Gritos, palabrotas, una violación anal, un par de homosexuales masturbándose, un brazo dislocado y la cabeza de un proxeneta que se convierte en pulpa a base de golpes de extintor, nos dan la bienvenida a esta joya del Arte y Ensayo.
Pero el Rey Gaspar debió pensar que todo eso era poco atroz porque también nos regala media hora de atronadoras vibraciones atmosféricas a 28 Hz (lo que se conoce técnicamente como ruido cojonero de baja frecuencia, algo casi inaudible pero con la divertida propiedad de causar mareos, nauseas y cagalera a los humanos).
Y todo está oscuro y la cámara va loca, así como en busca de algo entre el Movimiento Dogma y el Grillo Loco de la feria de mi pueblo... La madre que los parió. Para putear un poco más al espectador, sólo faltaría que Vincent Cassel y Albert Dupontel se metiesen entre el público y empezasen a tirarse pedos.

Luego, a medida que la historia avanza (o retrocede, porqué está montada al revés, como la de Memento), la cosa se va calmando hasta llegar al soso anticlímax final (o inicial, yo qué sé) que es superrelajado, alegre y floreado...

Aunque por el camino también hemos tenido que enfrentarnos a un plano-secuencia eterno dedicado a otra violación anal (que los primeros minutos acojona, pero luego se alarga hasta el aburrimiento... aunque la persona violada esta vez sea Monica Bellucci, que tiene su morbo).

Y, entre una cosa y otra, también parecen ponerse en plan profundo en un par de diálogos y hablan de sueños premonitorios y de que el tiempo lo destruye todo (esta frase parece ser el lema de la peli, ya ve usted que nivelón).
Vamos, que es un film muy alegre, a su manera, yo lo interpreté en plan "carpe diem": que disfrutes el momento porque luego quizá envejecerás o te violarán por el culo.
Y además se titula Irreversible pero está rodada al revés, dando a entender que es broma porque en realidad todo es reversible. Y en el fondo la vida es bella y llena de oportunidades. Y que si la chica no hubiese abandonado al empollón parlanchín para liarse con el macho alfa, no habría muerto tanta gente ni se hubiesen petado tantos ojetes.

Alegría, alegría.

Nota: notable.
(más sobre esta peli en el post de la amiga Isela)

Publicar un comentario en la entrada