16.4.08

Rounders

(vista por El Nabo)

Suenan los hamlet. Pero no en el ambiente. En mi cabeza. Y eso qué tiene de relevante? Pues no mucho si no fuese porque estoy jugando una partida de póker. Y ya veis, con esta actitud se presenta la noche. ‘Irracional!!!! Irracional!!!! Yo quiero ser!!! Irracional!!!!’. Así que como me llega un 10 y un cinquillo, no sé con qué descaro o jerol o espasmo, voy subiendo pitos. Y de repente yo y mi primo como que nos descojonamos con casi un paquete brindado en el tapete, con entusiasmo. El Paquito sonríe, somos tres, pero él no es partícipe del absurdo al que hemos llegado, quizá tenga.. una pareja de sietes? El caso es que el prota dice.. observo sus caras y por cómo reaccionan (no olvidemos q se trata del sin límite de texas y por tanto los intereses están tenazmente acotados para encontronarse) sé lo que tienen. Y si se hubiese inmiscuido esta noche en esta partida yo no sé si le habría dado un colapso neuronal de la incoherencia asistida y perplejidad ante lo indescifrable de esos gestos destinados a satisfacer el vicio simple, pero al menos unas buenas risas tal vez, porque el tema se resuelve con el Paco llevándose una mano de más de un paquete volcado en la mesa con la tragicómica pareja de doses. Al margen de ésto, no deja de ser un puto peliculón, que aún más al margen de jugadores fumetas y desmadrados revela de forma clara y transparente, las definiciones de un juego que existe para revelar aspectos del ser humano trascendentes. Desde su capacidad de observación sicológica hasta la habilidad estratégica púramente técnica. De la intuición y saber comprender unas mínimas reglas al servicio siempre de la protagonista apuesta, a tener los cojones de q no te palpiten las sienes en un arrebato de farolería inminente. En fin, debe verse, aun que he de decir que cuando aun no conocía los maravillosos aspectos de este fascinante, no juego, sino.. aliciente, me dormí. Pero hoy por hoy y acabándola de ver un jodido 10 y.. ‘all in’.

-por El Nabo

Publicar un comentario