17.6.08

Death Proof

Primero salen cuatro niñatas parloteando generosamente pero sin revelar al espectador ni un solo bit de información que sea interesante o haga avanzar la trama. Se hace un poco largo, pero tenemos fe en tarantino y sabemos que tarde o temprano pasará algo.
Y entonces va y pasa algo, así de sorpresa, y mola mucho, pero es muy corto. Para que no sepa a poco, lo vuelven a pasar a cámara lenta y filmado desde otro ángulo. Creo que repiten el truco cuatro veces, una por cada moza.
Y ahora viene lo jodido: de repente salen otras cuatro niñatas parloteando generosamente pero sin revelar al espectador ni un solo bit de información que sea interesante o haga avanzar la trama durante mucho mucho rato. No son las mismas chicas, pero resultan igual de plomizas. Son físicamente atractivas, eso sí.
Pero tenemos que esperar hasta el último cuarto de hora de la película para que vuelva a pasar algo. Quién más quién menos ya está de parte del psicópata. Que las maten ya, rediós, o que las amordazen, o que les metan alguna cosa en la boca. Pero el último cuarto de hora es muy molón, para qué engañarnos. Lo flipas de tal modo que incluso te despiertas un poco, el subidón es tal que después de aburrirte tanto rato se encienden las luces de la sala y te quedas con ganas de más. Vale la pena verla en la pantalla grande de un cine porque es como montarse en una adrenalítica montaña rusa, pero también debe molar poderla ver en el DVD de casa para poder pasar rápido las escenas de relleno. Quizá lo ideal sería una sala de cine con un proyector controlado con un mando a distancia.

Otra cosa interesante es que me suena que en las pelis de terror de los 70, los psicópatas tenían tendencia a atacar jovencitas que pendoneaban y enseñaban las braguitas y se cepillaban a sus novios en los cines al aire libre... mientras que el psicópata de Death Proof parece empeñado en liquidarse a seductoras calientapollas que ni enseñan carne ni profundizan sus relaciones.
A ver si va a resultar que está cambiando el paradigma moral de los tiempos.

Nota: notable bajo.

Publicar un comentario