17.3.08

Soñadores

¡Menuda juventud!
Se supone que son estudiantes, cinéfilos y revolucionarios del mayo del 68 pero se pasan más rato retozando que estudiando, viendo películas o levantando adoquines...
Bernardo Bertolucci ya no es el que era; comparar esta película con, por ejemplo, Novecento es como comparar un lacasito con una mariscada, pero de todas formas es dificil no quedarse hipnotizado por a) la candidez argumental, b) la avalancha de juegos cinéfilos y c) las berzas de Eva Green.


Normalmente intento mantener la compostura y no dedicar media reseña a lo suculentas que son las actrices de hollywood, pero es que esta señorita se pasa media peli zascandileando tal y como vino al mundo y, bueno, todo se bambolea, los relojes se paran, el calentamiento global se acelera, la chica parece muy simpática, creo que no la echaría de mi cama por comer galletas. Ah, l'amour...

Nos encontramos frente a una prueba sólida de que el poderío de internet como red de pornografía global no ha eliminado del todo el encanto del erotismo fino y elegante.
Parece posible afirmar que el subgénero del pit-i-cuixa con pretensiones intelectualoides no ha muerto del todo... aunque supongo que cuando recurre a filias chungas como el incesto para llamar la atención es que ya debe tener los días contados. Pero bueno, soñar es gratis y soñaremos que el buen cine es para siempre.

Nota: notable.
("sinópsis" de la película aquí y aquí y aquí y aquí y aquí y aquí)

Publicar un comentario