16.6.06

C.S.I.

Un avión de pasajeros se había estrellado en los suburbios...
Resultó que el avión había sido derribado por un señor con muy mala leche y muy buena puntería que, harto del ruido del aeropuerto, se había comprado un puntero laser y lo había usado para deslumbrar el piloto mientras empezaba las maniobras de aterrizaje. En serio, que en un capítulo salió, que era un terrorista amateur que estaba en el jardín de su casa y desde allí iba quemando las retinas de los pilotos que sobrevolaban la zona con un trasto de esos de señalar transparencias.
Pero que los guiones sean totalmente inverosímiles sería lo de menos sino fuese porque parece que los personajes se lo toman todo en serio y no se ríen ni cuando están explorando el útero de una prostituta de lujo y encuentran una navaja suiza, restos de esperma, una colección de sellos, un ratón muerto y la discografía completa de Nick Cave (en vinilo).

Y esque a parte de ser poco creíble, si de algo peca CSI es de ser innecesariamente asqueroso. No es que haya algunos primeros planos de cadáveres mutilados, es que la cámara se mete por entre la pus y las llagas, entra por la traquea y sale por el duodeno, o entra por una oreja y sale por un bujero de bala. Y se oye crujir los huecesitos que se rompen y la sangre hace glu glu.

Pero lo mejor es el dialecto CSI: todos hablan despacito y solemne, con pausas entre frase y frase, y queda especialmente gracioso cuando hacen chistes de forenses, que suelen ser tan malos como mirar el cuerpo descompuesto de una adolescente que ha sido violada y descuartizada y decir cosas como "ésta ya no andará más" o "me parece que se va a perder el baile del viernes", porque despues de decir cosas así ponen una pausa todavía más larga, como esperando el audio de las risas que el montador se ha oblidado de poner y se generan así divertidos anticlímax.

Vamos, que es un misterio cómo puede haber tanta gente enganchada a semejante bodrio.

Nota: un cate.
(y dice la leyenda que al maestro Bonache le pidieron un cómic sobre el bondage -divertido juego consistente en inmovilizar a una persona mediante cuerdas, correas o esposas y realizar sobre ella diversas guarreridas- y el tío va y dibuja esto)

Publicar un comentario