21.6.06

Blow

Por la pinta del cartel uno diría que es una comedia romántica cualquiera, pero la dirigió Ted Demme (y este señor es el que hizo Beautiful Girls, que también tenía mala pinta y resutó ser una peli cojonuda)... y yo diría que lo que toca Demme merece una oportunidad.

Y Jordi Mollà no es exactamente Joe Pesci, y sin embargo me atrevo a afirmar que Blow es el Uno de los nuestros del siglo XXI.
Ahí están a) el ascenso y caída de un magnate del narcotráfico, b) el ritmo narrativo acelerado, c) la simpática voz en off, d) la descarada apología de la vida criminal, e) los actorazos envejecidos a base de maquillaje y polvos de talco, f) el lujo hortera, g) la ropa divertida, h) el retrato de las décadas prodigiosas, i) el mafioso secundario cuyos nervios ponen en peligro al héroe, j) la peligrosa adicción al poder, k) la moraleja de que ser un mangui mola mucho siempre y cuando no metas tus narices en el mundo de la cocaína, l) las broncas familiares a gritos, m) la música chachi, n) la decadencia simbolizada por esposas en chándal y el prota hundido viendo espejismos...
¡Joder, es que por estar incluso está el Ray Liotta!

Podría decirse que es un plagio descarado, o quizá un homenaje, pero yo prefiero imaginarme que es una parodia.
Y es una parodia molona, eso sí que lo tiene, y ni la actuación de Penélope Cruz ni el final ñoño (de esos que recuerdan al peor Steven Spielberg) consiguen estropear la magia de ver a Johnny Depp con las gafas de Torrente y el pelo encrespado a lo Axl Rose.

Nota: notable.
(y dice la leyenda que esta peli es el testamento fílmico de Ted Demme, que poco después la palmó jugando a basquet hasta el culo de cocaína... después dirán que hacer deporte es sano)

Publicar un comentario