30.6.06

La Rosa Púrpura del Cairo

Me encanta esta peli.
Dice la lleyenda que le recomendaron a Woody que cambiase el final para hacerlo más alegre y reventar las taquillas pero él dijo que ni hablar... No podemos más que admirarle y darle las gracias, pues con otro final también sería una peli simpática, pero con éste es perfecta.

Y eso que en cierto modo La Rosa Púrpura del Cairo es como Alice pero más terrenal, ya que Mia Farrow se deja llevar por la magia del cine en lugar de por la magia de las drogas y las paparruchas orientales.

Uno puede ver La Rosa Púrpura del Cairo una docena de veces e ir encontrando nuevas perlas entre los diálogos, nuevos mensajes ocultos, nuevas coñas, nuevas moralejas.
Woody Allen demuestra (una vez más) que se puede hacer una película que sea al mismo tiempo a) bonita, b) profunda, c) triste y d) divertidísima.

Nota: un bravo y una matrícula de honor.
(y ojo con este concurso de cortometrajes y ojo con estos nipones graciosillos)

Publicar un comentario