16.3.06

Rotemburgo

Al igual que la del Valle de los lobos, esta peli debe ser una birría y es probable que no la veamos nunca estrenada por estos lares, pero despierta la curiosidad de los cinéfilos inquietos (más que nada por estar basada en la macabra historia de Armin Meiwes).

Quizá no les suene el nombre, pero su historia es de ésas que llenan de esperanzas a los usuários de las webs de contactos, pues Armin Meiwes es un informático que no solo conocía a sus medias mandarinas en los chats, sino que fue capaz de ligarse un señor de tan buena fe que se dejó convencer para:
a) meterse en una jaula,
b) cortarse el pirulo (que se lo comieron entre los dos, aderezado con pimienta, sal y ajo),
c)
dejarse filetear
y d) someterse a una lenta "eutanasia" tras dejar constancia de que participaba en todo el ritual de forma voluntaria y premeditada.

El caso es que Harald Ermer, el abogado del caníbal, dice que en la peli "hemos encontrado 88 puntos de coincidencia con la historia del señor Meiwes y es exagerada... mi defendido aparece como un asesino brutal que al final apuñala de forma arbritaria a una persona y esto nos parece inadmisible" y demandó a la productora y un tribunal alemán ha terminado vetando la exhibición de la cinta.

Y esto constituye un peligroso precedente que dificultará la exhibición de futuras películas en las que aparezcan personajes poco simpáticos inspirados en personas reales. Sí, nos han jodido los alemanes. Según el criterio de Ermer, dificilmente podríamos ver El Hundimiento, Ciudadano Kane o Team America.

Pero de todas formas, a mí lo que más me impresiona es el concepto de dañar la imagen de un señor que todo el mundo sabe que se come a sus ligues empezando por el pito... y me lo imagino hablando con su abogado: "Que se sepa que soy un depravado antropófago, vale, qué le vamos a hacer... Pero salir en una peli ya es inaceptable! Con la mala fama que tienen los actores... ¿Qué van a pensar de mí los vecinos?"

La madre que los parió.

Publicar un comentario