26.2.06

Valle de los Lobos: Iraq

Esta es una de esas pelis malísimas que sin embargo acaban despertando la curiosidad y el morbo de cualquier cinéfilo. Está basada en una teleserie de gran éxito en Turquía y es la película más cara que se ha rodado nunca en ese país, pero no es más que otro peñazo bélico de acción... el Primer Rambo Musulmán, dicen.
Se titula Valle de los Lobos: Iraq, y como tantas otras películas de acción y aventuras, es maniquea de cabo a rabo, o sea que hay buenos muy buenos y malos muy malos, y se pelean (y los malos son más crueles y sanguinarios y en apariencia más poderosos, pero al final ganan los buenos).
Y algo así está arrasando en taquilla, tanto en Turquía como en otros pocos países que han tenido los huevos de estrenarla (por ejemplo Alemania, dónde recibió ovaciones pese a que se cagan en ella multitud de intelectuales y partidos políticos que van desde los verdes ecopacifistas hasta los conservadores democristianos).
Hay que ver el escándalo promocional que están montando... ¡ni que fuese la primera película maniquea que se proyecta!

Quizá el problema es la novedad del punto de vista: esta vez los buenos son moros y los malos son norteamericanos, ya ve usted qué cosa más rara, como este pequeño pero inesperado giro está desconcertando a los peces gordos de todo el mundo.
Tres ejemplos:
a) Washington ha prohibido a sus soldados que la vean para que no se depriman al verse reatratados como asesinos;
b) Israel,
en un alarde de constancia discursiva y escasa originalidad, califica la película de (por supuesto) antisemita... más que nada porque sale un judio que busca heridos de guerra para arrancarles los órganos y comerciar con ellos;
y c) en Turquía van recaudando como nunca y no son pocos los que dicen "¿a qué jode, putos yankis? ¡pues también nos jodió a nosotros que le diéseis un Oscar a El Expreso de Medianoche y nos tuvimos que aguantar!"

Dudo que esta joya llegue a estrenarse en España, así que nosotros tendremos que conformarnos con su fascinante web oficial y la ridícula polémica de las caricaturas.

Publicar un comentario