5.9.06

Éxodo

Bravo y shalom al maestro Otto Preminger.

Al final de esta peli, Paul Newman está enterrando dos cadáveres y nos suelta un emotivo discurso sobre cómo los judíos y los musulmanes vivirán en paz y harmonía en las paradisíacas tierras de Palestina, y algún desalmado se pensó que era un chiste e irrumpió en carcajadas en medio del cine.

La verdad es que no hay una única respuesta a la eterna pregunta de cómo El Pueblo Elegido (o sea, los judíos) han pasado de ser los pupas del mundo, aquellos que recibían golpes desde todas las direcciones, a convertirse en los supervillanos del siglo XXI.
Parece que hayan ido interiorizando todo el odio que les lanzaban y ahora lo estén soltando sobre Gaza y Palestina y el Líbano...
Un amigo mío que es un poco garrulo tiene la teoría de que si no los circuncidasen, ni los judíos ni los musulmanes tendrían tanta mala leche, pero es una teoría que no ha estado comprobada científicamente.
Y uno de los personajes más entrañables de Éxodo afirma que los supervivientes del Holocausto tienen remordimientos y se sienten culpables por estar vivos. Es terrible, pero quizá es verdad... pero yo de ellos, en lugar de guardar los malos sentimientos, los aprovecharía para vender libros en plan Günter Grass.

El caso es que hoy en día resulta más interesante que nunca repasar la historia que llevó a la creación del estado de Israel en 1947.
Y no se crean que es una penitencia, porque se trata de una espectacular superproducción de 200 minutos de a) aventuras, b) pasiones, c) diálogos memorables, y d) análisis de las justificaciones que pueden tener los oprimidos para lanzarse a la lucha armada (ojo, que algunos de estos diálogos entre terroristas judíos son totalmente intercambiables con los diálogos que tienen los terroristas palestinos en por ejemplo Paradise Now).

Un peliculón de cabo a rabo, con una excelente música de un tal Ernest Gold, por cierto.

Nota: excelente.
(ojo: del 1 al 13 de setiembre, pedazo de ciclo de Otto Preminger en la Filmo, con Éxodo, Laura, Río sin retorno, El hombre del brazo de oro, Bonjour Tristesse y más...
Y oigan, ya que estamos con el tema, dejen que cite la opinión de Scott Adams sobre Israel: "It is like the illegitimate child of America and the Middle East. They inherited some of the worst bits from both sides. So while Americans have an unconditional love for Israel, we also think it’s an arrogant, warmongering, hypocritical, ignorant, psycho dickheaded country. In other words, it’s just like any other teenager"
)

Publicar un comentario