28.12.07

Elogio del amor

Ayer fui a ver Elogio del amor (Jean-Luc Godard, 2001) y me pareció un prodigio del ritmo narrativo. Te atrapa desde el primer momento, los diálogos no tienen desperdicio, cada frase es un chiste, la sala entera explotaba en carcajadas cada pocos segundos. En varias escenas casi muero atragantado pr las palomitas. Por no hablar del duelo interpretativo entre Bruno Putzulu y Cécile Camp. Es difícil recordar alguna película en la que den más de sí. Los efectos especiales, otra delicia. Y el doblaje, impecable. Pero lo más importante es el mensaje de paz y amor y armonía que se desprende de cada uno de los fotogramas. No se lo digan ustedes a nadie, pero cuando se encendieron las luces y mis amigotes y yo nos pusimos de pie a aplaudir hasta que nos dolieron las palmas de las manos, yo tenía los ojos llenos de lágrimas. Por la pena de que terminase y por la emoción del momento. Creo que no vivía una experiencia tan intensa desde El club de los poetas muertos. Me compré otra macrocaja de palomitas, me escondí en el baño y salí luego para volverla a ver de cabo a rabo.

Publicar un comentario