2.5.07

La fuente de la vida

(vista por Dalton KfK)

Hemos de agradecer la existencia de este tipo de películas para recuperar el uso apropiado de palabras como: insufrible en su significado más amplio.

Quien haya disfrutado con el enrevesado espectáculo visual de Requiem por un Sueño, o la estimulante gradual locura de Pi... No, no os va a gustar esta película.

Un hermoso videoclip rellenado de extensas escenas de diálogo vacío y redundante. Fusiladas a tediosos Plano/Contraplano.

El tío Aronofsky mezcla cuatro conceptos de historia que le molan y los mezcla, repite y remezcla sin aportar evolución alguna, y lo que es más grave, sin respuesta posible a la que agarrarse para que tus 7 € no hayan caído en balde.

No os destrozaré mucho si menciono el ridículo que se produce al ver a Lobezno ambientado como nuestro clásico Calvo de la lotería, o aquella entrañable serie Kung Fú, para dar rienda suelta a la imaginería visual del director centrada en efectos de filosofía budista, que creo es donde se han dejado los euros en esta película 'de ensayo'.

No digo que la intención del guión no fuera buena en su gestación. Pero la historia paralela no tiene pies ni cabeza, ni fuerza alguna. Pues una vez contado el Planteamiento, veremos que no hay nada más que eso, planteamiento. Pues su desarrollo carece de emoción alguna que justifique sus apariciones. A excepción del desenlace de esta trama, que tal vez sea lo más interesante de la película.

El nexo de las dos tramas, en teoría las mismas almas separadas en el tiempo por varios siglos, es única y exclusivamente la utilización de los mismos actores, dirigidos que da pena, en una intensidad tan constante como cansina, pues repito, una vez que sabes de que va el lío, se deleita en repetirlo una y otra vez, a cual más cansina que intensa.

Lo más irritante es la ausencia de ningún guiño, gag o algo que te saque un instante de semejante densidad para regresar con más fuerza. ¿para qué? ¿No vamos al cine a pensar? Yo he sacado en conclusión lo siguiente:

He visto varias películas rusas que he tardado cuatro siestas en llegar al final y me han entretenido mucho más (al menos cuatro veces más).

Tan prescindible como una patada en los huevos.

-por Dalton KfK

Publicar un comentario