5.10.06

Porno

Ayer empezó el festival de documentales Docupolis '06 y también el FICEB '06.
Y, a juzgar por la taquilla, las masas opinan que el cine documental es un cine de coñazos del calibre de Shoah, El cielo gira, Génesis o La história del camello que llora, con lo que les hemos puesto links de ambos festivales, pero nos dedicaremos a hablar del segundo, que da más risa.

Porque FICEB son las siglas del Festival Internacional de Cine Erótico de Barcelona, que, a pesar de su nombre, no se celebra en Barcelona sino en l'Hospitalet, ojo. Y además, dónde pone erótico quieren decir porno, lo que pasa es que son muy tímidos.
Se harán las típicas chorradas de los festivales de cine (proyectar novedades, exhibir celebridades, y tal y tal) pero además habrá: a) castings para convertirse en pornostar, b) folleteo en vivo, c) luchas en el barro, d) una zona de intercambio de parejas, y e) una señorita que intentará bater el record de metros de cadena metidos en su cebollita del amor (creo que el record anterior eran 20 metros y ella intentará meterse unos 30... Lo de los documentales quizá era un coñazo, pero ésto es La Cueva del Eco).

Y bueno, supongo que los cinéfilos tendríamos que hablar más a menudo del cine porno...

A menudo lo tratamos como si fuese un género marginal, sucio e insignificante, al que ni siquiera vale la pena mencionar en la IMDB...

Quizá a veces nos olvidamos de que el porno también es cine...

Quizá no tenemos en cuenta de que la indústria del cine pornográfico rueda cada año muchas más películas que la indústria del cine "normal", y que mueve mucho más dinero, y que genera mucho mucho mucho más tráfico por internet.

En cierto modo, si miramos las cifras del negocio, habría que pensar si no es verdad que lo que denominamos "cine normal" es sólo un subgénero del cine porno en el que los personajes son más tímidos y no se quitan la ropa.

Flap, flap, flap, flap, flap.

Publicar un comentario