11.10.06

La insoportable levedad del ser

La carátula del DVD anuncia que se trata de "La película más erótica desde El último tango en París" y a mí esta afirmación me produce sentimientos ambivalentes: siempre resulta grato ver gente desnuda retozando, pero el erotismo intelectualoide suele ser un poco muermo (veáse lo del tango mantequillero, Lucía y el sexo, Ninette, etc).

Y el bestseller de Milan Kundera está muy bien pero parece un libro poco peliculizable...

Y sin embargo, la peli no está nada mal.
Eso sí, cumple a rajatabla las Cuatro Reglas de Oro del Cine de Autor (popularmente conocidas como CROCA), o sea que podríamos decir que es una croqueta, pero no es una croqueta sosa e indigesta, sino una croqueta jugosilla que me mantuvo tranquilo y relajado frente a la pantalla durante más de tres horas.

Y lo que sería mismamente el pit-i-cuixa, la verdad es que tampoco hay para tanto, pero sí que nos alegran la vista un par de escenas con los culetes de Juliette Binoche y Lena Olin.

Nota: notable.

Publicar un comentario