17.10.06

Sitges '06

No me gusta presumir, pero yo conozco a gente que conoce a gente... no sé si me explico.

El caso es que la mafia carnavalera y vencariania me hizo llegar una invitación para ir a ver la premier (pronúnciese a la francesa, que da más risa) de Scoop (la próxima película del maestro Woody Allen, un poco floja por cierto) en el auditorio del elegante Hotel Melià, por eso del Festival Internacional de Cinema de Sitges.

Llovía, y no nos dejaron entrar en el hotel hasta que faltaban cinco minutillos para el inicio de la peli, la madre que los parió. Y al entrar resultó que el sitio era muy fino, pero había pies y cabezas de cadáveres tirados por ahí, y la verdad es que tengo confianza en que se tratase de alguna exposición de efectos especiales pero yo qué sé, ¿acaso tengo cara de ser del CSI?, y también había un huevo de periodistas y señores con cámaras, como si estuviese a punto de aparecer alguna celebridad, pero sólo apareció Alejandro Amenábar. Eso sí, detrás del director de Los Otros caminaban dos empleados dando palmas, para que el público no acostumbrado al protocolo se diese cuenta de que era el momento de aplaudir un poco. Pero quedaba un poco forzado y la gente empezó a tomárselo a cachondeo y luego aplaudían cualquier cosa (quizá en plan irónico, o quizá porque algunos estaban empapados y querían entrar en calor), el caso es que se aplaudió incluso a) un minidiscurso de presentación, b) un premio raro llamado La màquina del temps que le dieron precisamente a Alejandro Amenabar (debe molar dedicarse al cine y que te den un premio raro el año en que no has hecho ninguna peli), c) los trailers publicitarios, y, ya puestos, también d) tres o cuatro veces durante los títulos iniciales de la peli.

Y venga la gente a aplaudir y a reirse, aunque luego empezó la peli en sí y ya no nos reímos ni aplaudimos tanto, mañana os la cuento.

Publicar un comentario