11.12.05

Cuatro Reglas de Oro del Cine de Autor

(CROCA)

Sí, sí, la indústria del cine como negocio impone unas normas muy estrictas: protagonistas guapos, finales felices, ritmo sin pausas, moralejas políticamente correctas...

Los verdaderos artistas no deberían someterse nunca a tales imposiciones, pero luego resulta que hay muchísimas películas de Arte y Ensayo que también parecen seguir un patrón (que es un patrón diferente que el de las pelis comerciales, pero que también resulta ya acartonado y previsible).

Nos lo podemos tomar a cachondeo y hacer cómics como éste, pero también podemos tratar de analizar con seriedad qué tienen en común las pelis más soporíferas de los cineclubs... y observamos así lo que hemos dado en denominar "Las Cuatro Reglas de Oro del Cine de Autor" (CROCA), y que son las siguientes:

1. Ritmo pausado
2. Más silencios que diálogos
3. Largos planos secuencia
4. Al final se muere alguien
Como puede verse, las tres primeras se basan en la creencia tradicional de que todo lo que es aburrido es profundo, y la última es un viejo truco para no terminar la peli sin que haya sucedido absolutamente nada remarcable y de paso invitar a la reflexión sobre la fugacidad de la existencia humana.

Por supuesto que hay excepciones, y uno puede encontrarse con grandes películas tanto en cineclubs como en las salas comerciales... pero lo importante es que a partir de hoy podrá usted destacar en cualquier reunión de cinéfilos comentando las joyas de la nouvelle vague con palabras como estas:

"Sí, bueno, la fotografía estaba muy bien, pero el guión cumple a rajatabla las CROCA... así que no es que esta peli sea una chufa, es que es una croqueta."

Publicar un comentario