24.12.06

Secretos y mentiras

Una chica muy maja y muy equilibrada se pone a buscar sus padres biológicos cuando la palman sus padres adoptivos, supongo que imaginándose que la gente que da hijos en adopción son sin embargo famílias de película... sin tener en cuenta que en las películas de Mike Leigh las cosas son casi tan desastradas como en la vida real.
La familia que le espera está compuesta por a) una proletaria neurótica, sin amigos y con voz de pito, b) una amargada barrendera gruñona y con voz de pito, c) una cuñada obsesiva-compulsiva, y, de paso, también posesiva y repelente, d) un artesanal fotógrafo irritantemente amable y con una voz tan suave que da la impresión que tarde o temprano explotará y empezará a repartir hachazos a diestro y siniestro, y e) la secretaria de éste, que me parece que no pinta nada... pero tampoco debe tener muchos amigos.
Ni siquiera es navidad, ellos se reunen para hacer una barbacoa y a la que te despistas ya están gritando y lloriqueando y desvelando secretos de toda la vida en plan Celebración o Remake pero con un estilo menos oscuro y con más ternura.

A pesar de los pesares, Mike Leigh no odia a sus personajes, y parece que su intención no es otra que filmar un canto a la sinceridad.

Nota: notable.
(y a nosotros también nos apetecía confesar secretos inconfesables y hemos puesto online el vergonzoso proyecto fallido Giligó Cómics)

Publicar un comentario