15.2.06

Trash (Mojón)

A veces se me olvidan las fechas importantes.
Ayer, por ejemplo, casi se me olvida que se trataba de una fecha señalada...

Mientras desayunábamos, mi señora me miraba como si esperase algo de mí que yo no sabía qué era.
A lo largo del día la cosa fue empeorando, sus ceño cada vez estaba más fruncido y en todas las mesas de la casa había agendas y calendarios abiertos, pero yo tenía la cabeza en mis cosas.
Fue durante la cena que dijo "no sabes qué día es hoy, ¿verdad?" y yo miré mi reloj digital y respondí "martes" y ella dijo "martes ¿qué?" y yo volví a mirar el reloj y dije "martes 14 de febrero del 2006" y ella dijo "¿y?" y yo dije "no sé... ¿qué pasa? ¡dame una pista!" pero ella no me quiso dar más pistas, porque las mujeres son muy sutiles y mi señora no sólo quería que yo recordase por qué los 14s de febreo eran importantes, sino que también quería que me sintiese culpable por haber olvidado esa misteriosa importancia... Pero yo la verdad es que no caía.
Ya fue cuando enchufé el ordenador en pos de mi dosis diaria de pornografía que me acordé de qué pasaba el 14 de febreo...
¡joder que despiste! ¿cómo había podido olvidarlo?

¡El 14 de febrero era el cumpleaños de LPD!
¡El sexto cumpleaños de La Página Definitiva!
¡Y yo sin decir ni pio ni mandar una felicitación ni nada!

Así que, aunque un día tarde, me gustaría que este post sirviese de homenaje al Portal Definitivo que tantas horas nos ha hecho perder online (o ganar, según como se mire).
Su sección de cinefilia es siempre un refrente, y su sección de teología es una luz que ilumina nuestros pasos, y en cuanto a novedades comentaremos que el maestro Álvaro fue el otro día a ver Crash y le pareció que las películas corales suelen tener mucho éxito porque su formato recuerda al de los culebrones venezolanos pero que son muy fáciles de hacer, y, para demostrarlo, dedicó cinco minutillos a a teclear con la punta de la polla y con José Ramón de la Morena entrevistando a Clemente de fondo, hasta realizar un guión idéntico al de Crash, pero adaptando la historia a nuestra realidad ibérica para que los lectores tomemos conciencia del problema del racismo y comprobemos, de paso, que el que ha escrito Crash es un mindundi.
Se titula Trash (Mojón) y vale la pena que le echen una ojeada, sobretodo aquellos de ustedes que sean directores de cine en busca de una historia con garra.

Publicar un comentario