17.2.06

Dicen por ahí...

38 años después de que el Graduado se cepillase a la madre y a la hija al ritmo de Simon & Garfunkel, llega esta secuela en la que, ya puestos, se cepilla también a la nieta.

Por si desafiar de forma tan brutal el Teorema del Valor Arqueológico no fuese suficiente, además resulta que Benjamín (el simpático personaje interpretado por Dustin Hoffman en 1967) ahora se ha reencarnado en el flemático cuerpo del galán Kevin Costner.
Supongo que sobran las palabras.

A mí al menos tendrán que disculparme porque sólo de pensar en el bobo Kevin seduciendo a Jennifer Aniston me entra tal cagalera que recorro el pasillo soltando pedos en dirección al excusado.

Nota: un cate.
(y les dejo con este videoclip para que enciendan los altavoces y se relajen pensando en otra cosa)

Publicar un comentario