3.2.06

BrokeBack Mountain

(vista por Redechium)

Lo de etiquetar, calificar o clasificar absolutamente todo, incluido el cine, es algo inherente hoy en día al pensamiento humano, por ello, no resulta extraño ver como a esta película se la ha calificado como “gay western”.
Afortunadamente, para los aficionados al buen cine, el western ha evolucionado incluyendo otros puntos de vista como la de los indios (y su exterminio) los conflictos entre ganaderos, terratenientes, el ferrocarril…aportando una serie de historias y personajes más complejos y por ello interesantes. Por desgracia para mi abuelete, las películas del Oeste son mas difíciles de seguir, ya no se trata de indios contra el 7º, ni el desenlace principal consiste en liarse a tiros o a trompazos (ya con los spaghetti western se preguntaba por qué tardaban tanto en disparar poniendo esa cara todo el rato).

Aunque no es una novedad que aparezca en un film ambientado en el “Oeste” personajes con ambigüedad sexual (por ejemplo desde 1954 con Joan Crawford en Johnny Guitar) seguramente a nadie va a dejar indiferente esta historia que rompe moldes:
Verano del 63, Wyoming, dos vaqueros, Ennis y Jack, en busca de trabajo se conocen. Comparten una dura tarea de cuidar ovejas en las montañas, concretamente en Brokeback Mountain. Con personalidades completamente distintas surge entre ellos una atracción que acaba manifestándose en una relación sexual.
En mi opinión quizás la película no consigue transmitir claramente el paso de un encuentro sexual propiciado en parte por la soledad y el alcohol a una relación especial, a la conocida química de pareja (no creo que fuera el menú continuo de judías o los revolcones por la pradera) a algo más profundo. Pero hay que reconocer que no hay que buscar lógica a una complicidad única entre personas con caracteres tan diferentes, posiblemente sea esa la magia del amor (que suena cursi que te cagas pero es la realidad).
Ennis se casa y tiene dos hijas, Acaba el trabajo, tienen que separarse para seguir sus vidas. Como tenía pensado antes, Jack regresa a Texas. Tras cuatro años, vuelven a verse. Su pretexto, ir a pescar esporádicamente (y así durante veinte años) pero aunque intenten revivir lo que significó aquel verano, presenciamos un continuo sufrimiento de dos seres atormentados por una relación furtiva. Su amenaza ya no son los Guardias Forestales como en Brokeback, allí entre esos bellos parajes su relación pasaba inadvertida pero no en una sociedad machista y conservadora.

El gran acierto de Ang Lee consiste en lograr que esos personajes también nos transmitan que el problema consiste igualmente en su falta de valor, siguen haciendo lo que unos vaqueros se supone que tienen que hacer. Salir del armario para un vaquero debe ser jodido. Ennis desahoga sus frustraciones con episodios de violencia y crecientes disputas matrimoniales, por su parte, Jack, aunque es más inconformista, el que por “un braguetazo” con una reina del Rodeo, acaba casado con un hijo, muestra su lado mas promiscuo (vamos, que se va de chaperos a Méjico)…

Me da igual que se convierta en una peli de culto para determinados colectivos, que la premien (o no), o que en el otro extremo, algunos piensen que es una peli sobrevalorada y moralmente obscena que va de unos vaqueros sodomitas. Me parece una excelente película, una B.S.O a la altura, excelentes interpretaciones y un desenlace que anima a debatir y a pensar.
Algún defecto: la caracterización de los personajes, en algún caso, con el paso del tiempo no está muy lograda, parece menos creíble y es que con tanto efecto digital y tanto maquillaje especial de sesiones maratonianas al que nos tienen acostumbrados, se exige casi la perfección.

Nota: Notable alto

-por Redechium

Publicar un comentario