10.2.06

Airbag

Hacia el final sale el maestro Albert Pla haciendo de cura y cantando eso tan bonito de:

"Yo soy rebelde por que el mundo me hizo así / porque nadie me ha tratado con amor / porque nadie me ha querido nunca a mí. / Yo soy rebelde porque siempre sin razón / me negaron el cariño que pedí / y me dieron solamente incomprensión. / Y yo quisiera ser como el niño aquel, / como el hombre aquel que es feliz, / y quisiera dar lo que hay en mí / todo a cambio de una ilusión / y cantar y reír y olvidar mi dolor."

¡Qué gran canción!
¡Ya le gustaría a Alejandro Sanz (o a quiénquiera que sea el ídolo pop de esta temporada) ser capaz de componer melodías tan pegadizas como este clásico de Ana Magdalena y Manuel Alejandro!
¡Y que bien queda la versión de Pla (que por cierto sale también en un muy recomendable falso directo titulado Veintegenarios en Alburquerque)!

Pero a parte de este instante musical, el resto de la peli deja bastante que desear.
Juanma Bajo Ulloa hizo una pausa en su carrera de cineasta croquetero para filmar esta tontería supuestamente gamberra y dicharachera; recaudó con ella algunos durillos y luego volvió a lo que más le gusta: rodar en plan serio e iluminado.

Nota: un sufi.
(y ya que hablamos de cosas serias, aprendan educación sexual nipona en tres links: 1, 2 y 3)

Publicar un comentario