24.10.07

Los Simpson

¿Podemos confiar en que los padres impartan educación ética y moral a sus retoños?
Lo dudo. Muchos padres están capacitados para procrear pero no para educar. En realidad muchos de ellos no estarían procreando si hubiesen acanzando un nivel más alto de competencia en el uso de métodos anticonceptivos, ¿cómo vamos a pedirles que enseñen a sus churumbeles a diferenciar el bien del mal? Y al fin y al cabo la mayoría de gente curra hasta tarde y no tienen tiempo para estar en casa con los mocosos.

¿Podemos delegar esta responsabilidad a los curas?
No, por dios, eso no. Dudo que el concepto de la fe y los tocamientos curiles sean provechosos para el desarrollo cognitivo y emocional de los chavales. Si por mi fuese, nadie pisaría una iglesia antes de haber cumplido los 18.

¿Entonces qué, que les impartan enseñanzas éticas y morales en el cole?
Ahora lo llaman Educación para la Ciudadanía, antes lo llamaban Ética y antes lo llamaban Urbanidad, pero el objetivo venía a ser el mismo, y la idea parecía buena... pero cuando mandan los progres los fachas tienen miedo de que se eduque a los niños para ser progres y cuando mandan los fachas nos cagamos por la pata baja.
Y los pobres profesores suficiente faena tienen para conseguir que 30 gilipollas se estén callados como para encima tener que enseñarles a dialogar como personas.

Sólo nos queda una opción: dejar a los niños aparcados frente a la tele y a ver qué pasa.
Ojo: la mayoría del entretenimiento infantil está pensado para niños imbéciles y parece promover la violencia, la ñoñería, el maniqueísmo, los gritos y la hiperactividad, pero también existen Los Simpson, una maravilla de 20 minutillos (más 15 de publicidad) capaz de hipnotizar a los críos en cuanto todavía están superando su etapa Teletubby, con unos colores vistosos y un mogollón de gags, un ritmo alucinante, unos argumentos no repetitivos y unas impecables enseñanzas morales. Es una serie de dibujos animados en la que no se reparten mamporros porque sí; una serie en la que se ridiculiza la violencia, el sexismo, la avaricia, el gandulismo, la corrupción y la necedad, una serie en la que se exalta la inteligencia y el valor del trabajo (aunque Lisa sea una cursi, siempre queda claro que ella es el futuro), y en la que se insiste en la importancia de la amistad, la familia, la honestidad y la autoestima; una de las pocas series en la que, cuando tratan temas polémicos, se evitan los maniqueísmos y se muestran ambas versiones de la bronca.
Y los chavales llegan a la pubertad y se convierten en adultos pero pueden seguir viendo los mismos capítulos una y otra vez porque siempre se descubren nuevos chistes y siempre hay varios niveles de lectura. Y los cinéfilos pueden jugar a descubrir mil guiños al séptimo arte (aquí tiene usted unos cuantos) y los literatos pueden jugar a descubrir mil guiños literarios y los nostálgicos pueden darse cuenta que las primeras temporadas eran más cutres pero también tenían su gracia, y los puristas pueden cagarse en Antena-3 por la falta de respeto hacia la audiencia que muestran al pasar los capítulos desordenados, doblados, recortados y sin títulos de crédito.

¿Podemos confiar en que la tele imparta educación ética y moral a nuestros retoños?
Sí señor sí, gracias a Matt Groening, James L. Brooks, Sam Simon, George Meyer, John Swartzwelder y Conan O'Brien sí que podemos.

Los Simpson, desde 1985, la mejor serie de televisión de todos los tiempos.
Aunque a mí personalmente me gusta más Futurama.

Nota: matrícula de honor.

17 comentarios:

el nabo dijo...

yo prefiero cien mil veces los primeros capitulos cutres a los últimos supermegarrayantes. la película fue uno de estos y a mí me pareció horrible. ni fumado se podía ver.

el nabo dijo...

eso sí. bonito homenaje.

surlaw dijo...

Debe de estar muy dicho y todo eso, pero algunas temporadas de los simpson son malísimas, precisamente porque carecen de lo que el listo ensalza en su crítica. Se convierten en un catálogo de gamberrismos y conductas deleznables tras las cuales el mensaje moral queda como una coletilla tímida, y prácticamente invisible para mentes infantiles. En cualquier caso, es normal teniendo en cuenta lo que se ha prolongado la serie. A mí también me gusta más futurama, en parte porque no ha tenido en tiempo de degradarse así, y también porque transmite una burbuja de irrealidad muy agradable.

El Tete dijo...

Eso, y cuando empieza Padre de Familia, a la cama que mañana hay que madrugar.

el nabo dijo...

por cierto en mi instituto hubo un profesor q confundió la ética con la filosofía, y para mí ese hombre fue toda una revelación. me enseñó a dudar de la democracia como sistema de organización global y otras lindeces chulas, como el hembrismo, una cinta de albert pla en catalán y el obligatorio visionado del acorazado potemkin dejando caer el dato deq había sido considerada la mejor película de la humanidad. q igual fue una parida todo esto pero en sus clases pasé los ratos más agradables de mi educación guiada q recuerdo. debería entonces suprimirse la filosofía de la educación pública? yo diría q como materia didáctica sí, pero no menos q la literatura, las mates o la gimnasia. este hombre era un licenciado en filosofía, y supongo q no existe ninguna forma de garantizar una educación sana para los niños. mientras no los alienen demasiado con hiperrealidades subyugantes debería bastar. pero claro, entonces no tendriamos a doraemon q es una de mis series favoritas de la infancia. precisamente pq me mostraba TODO loq nunca podría conseguir. como la democracia. soy demócrata? no sé, loq creo esq alfin y al cabo lo único q aprendí fue una especie de comprensión hacia una individualidad q no conocía. o almenos no tan marcada. me ofreció soportes para mis interpretaciones y además mostraba interés por ellas. quizá solo fuese vanidad, lo estoy pensando ahora y no sé. alimentando la vanidad de un niño es como quizá hay q actuar. celine la refería como un instinto. y ahora me estoy coscando en el google deq nietzsche decía alguna gilipollez tambien.. a ver.. mmm, si bueno no sé.

el nabo dijo...

"la vanidad bien alimentada es benévola, una vanidad hambrienta es déspota".

jaja

me mola esa frase.

il parra dijo...

I Hola! Tu log es muy interesante, si quieres ven a visitar mi blog. Ciao!

Yhadax dijo...

Apenas veo la television, muy pocas cosas me complacen y normalmente (que no siempre) acabo pensando que el haberla visto ese rato ha sido una perdida de tiempo que podria haber empleado en coger un libro, aunque fuera para aprender el abecedario en chino, siempre me parecera mas instructivo.

Eso si, como entretenimiento a ratos cortos me parece perfecto, pero no la solucion para la educacion de los crios, siempre hay mas violencia, sexismo, degradacion... entre otras estupideces que enseñan cualquier cosa menos educacion. Tan solo tenemos que escuchar a nuestros niños correteando por la calle alzando en voz en grito la frase de moda del momento "cuñao", "neng", "y esssooo" ... Lamentablemente se quedan con lo peor porque de lo mejor se aburren, hasta la parte buena que tienen Los Simpsons se la saltan hasta que empiezan a tener dos dedos de frente, si esque no se han perdido ya...

La educacion sigue estando en casa, como toda la vida y es inevitable el pensar que una gran mayoria de padres sean unos ineptos y sobre todo ignorantes que creen que tener un hijo es un capricho.

Adrián Begoña dijo...

Siempre he creído que los episodios de "Rasca y Pica" son lo más heavy y lo más gore de toda la televisión.

Si no estuvieran dentro de Los Simpson, ¿se podrían emitir en horario infantil?

Listo Entertainment dijo...

Rasca y Pica son Tom y Jerry, Bugs Bunny y Silvestre, el Coyote y el Correcaminos, Asterix y los romanos.
La hiperviolencia siempre ha sido divertida e infantil.

el nabo dijo...

qué tiempos tan agradables estos en q los profesores se montan blogs. tengo prejuicios contra los maestros pq siempre los he visto como los policías del colegio, pero esto me parece alentador. un profe con inquietudes parece más cercano al pueblo bajo.

Anónimo dijo...

(le da vergüenza confesarlo en la internet, pero el tío que hace lo del Listo tb es profesor de instituto, por eso a menudo hace coñas sobre el tema que no vienen a cuento)

Fernando dijo...

"La hiperviolencia siempre ha sido divertida e infantil."

Por eso siempre me voy con mis drugos a practicar la ultraviolencia, no sin antes deleitarnos con un estimulante refrigerio en el Korova Milk Bar. Y cerrando tan amena velada con una obertura del gran Ludwig Van.

-- -- -- -- -- -- --

Bromas a parte. Muy buena la observación de los Simpsons, aunque dudo que los chavales se queden más allá de los mamporros que nuestro amigo Homer recibe y del decreciente gamberrismo de su primogénito.

Saludos.

landiman dijo...

Yo creo que pienso que estoy totalmente de acuerdo.

Y a yhadax, al que cito textualmente:

"Apenas veo la television, muy pocas cosas me complacen"

sólo decirle que a mi me complacen muchas cosas. Y que yo a los 15 años odiaba la cultura. Y a los 29 la sigo odiando.

Por eso me gustan y me gustarán los Simpson. Y Futurama. Y South park. Y la pantera rosa. Y Arare. Cada una de estas series tiene una lectura educativa.

Por ejemplo: en Arare, cuando sale el sol, el sol dice buenos dias.

Lo educativo no es sólo el saludo. Sinó la introduccion, sutil y casi imperceptible al espectador, de la filosofia animista japonesa. Serie que resulta, seguramente, más instructiva que un libro delabecedario chino. Más que nada porque no hay abecedario Chino.

Yhadax dijo...

Tal vez tan solo se trataba de un mal ejemplo y tal vez landiman, no hayas entendido del todo a lo que me referia en mi comentario. Los Simpsons me gustan, los veo desde que tengo uso de razon y se que se aprende muchisimo de ellos, todo tipo de valores, pero no los tomo como modo de vida como hacen algunos que conozco a mi alrededor.

Tan solo venia a decir que no creo en la television, al menos hasta que se deje de manipular los contenidos como se hace hoy en dia, cosa que dudo que ocurra jamas.

Anónimo dijo...

Yo cuando ví "Caballero sin Espada" por primera vez me pareció una peli super emocionante, pero la volví a ver otra vez y me pareció super ñoña y el prota un gilipuertas, mientras que el capítulo de "La familia va a Washington" lo he visto varias veces y siempre acabo llorando cuando salta la alerta en el FBI porque una niña ha perdido su fe en la democracia. La primera vez que lo echaron estabamos aquí en España con el lío de Filesa y tal. Pero estoy de acuerdo en que las últimas temporadas no aportan nada. Yo creo que "Padre de Familia" está más adaptado a la sensibilidad actual.

Anónimo dijo...

Este articulo es una obra de arte. Gracias por esta reflexion