2.10.07

Nadie conoce a nadie

Al principio parece que vaya a ser una peli seria, pero a la que te despistas al prota ya le han hecho esnifar cloroformo y se despierta en el sótano del pabellón del Vaticano de la Exposición Universal de Sevilla '92 y se pone a jugar a rol con a) un psicópata, b) un experto en explosivos, c) un experto en drogas, d) un segurata de discoteca, e) una tía buena y f) un nerd de la informática especializado en hablar imitando la voz de Stephen Hawkin... Y todo el mundo sabe que en los años noventa jugar al rol y matar gente por la calle eran dos caras de la misma moneda.
Sorprende satisfactoriamente ver que Eduardo Noriega, Jordi Mollà, Natalia Verbeke y Paz Vega, a parte de ser físicamente atractivos, son también una pandilla de actorazos como la copa de un pino, ya que consiguen aguantarse la risa durante toda la peli y no parece una tarea fácil.
Hay un tiroteo con punteros láser de lo más desconcertante, y una escena en la que el bueno y el malo suben a una atracción de feria de la Expo y se ponen a charlar, como en El tercer hombre pero a lo tonto.
Lo que sí que tiene mucho pecado hacer una peli de suspense ambientada en la Semana Santa Sevillana y que resulte mucho menos angustiante que la Semana Santa Sevillana tal cual. Digo yo que, partiendo de una tradición tan siniestra hay que ser cafre para que salga algo tan tontorrón como esta peli. Hasta un documental con entrevistas a las cofradías hubiese dado más yuyu. Y anda que no es fácil ni nada asustar a los guiris enseñandoles fotos de las procesiones ("what the fuck is this?", "can't you see it? the Spanish KKK!")

Nota: un cate.

Publicar un comentario