6.10.07

Infiltrados

Los espías de antaño tenían bolis que se convertían en pistolas, paraguas que eran espadas y cámaras fotográficas escondidas en el peluco, pero la opulosa Era James Bond terminó y los espías de hoy en día se pasan todo el puto rato jugando con sus teléfonos móviles cual quinceañeras cachondas.
Resulta inquietante la buena acogida que han tenido estos aparatejos entre la juventud y los zoquetes. El mundo parece estar viviendo un remake de La invasión de los ladrones de cuerpos en el que los celulares interpretan el papel de las vainas...

Pero amos a ver, amigo Jack Nicholson, ¿se supone que eres un vil y desalmado jefe mafioso conocido por tu crueldad suprema, y se supone que te has enterado de que entre tus secuaces hay un infiltrado que le cuenta tus planes a la poli pero no sabes quién es... y te diriges a una importante "entrega" y delante de tus morros tienes al Leonardo Dicaprio mandando un puto SMS con cara de tonto y no te vienen ganas de partirle los morros y arrancarle los dientes uno a uno? ¿Ni siquiera vas a retorcerle el brazo y/o golparle repetidamente en el estómago?
Si no sospechas que él puede ser el infiltrado, al menos dale una buena tunda por cortesía.

Pues eso, que puede verse en esta película una crítica a la sociedad hipermovilizada y agilipollada en la que nos toca vivir, una sociedad en la que las apariencias importan más que nunca y en la que es imposible conversar de forma tranquila sin que de repente se oiga un politon(t)o pi-pu-pi-pu-pi!; pero no deja de ser también una peli de suspense muy correcta de esas que atrapan al espectador y le producen más de un momento-taquicardia.
Y creo que es la primera vez que veo al Leo Nardo Dicaprio en una película y soy capaz de dejarme llevar por su actuación y creerme el personaje. Incluso leí una reseña que decía que Di Caprio era el nuevo De Niro... yo no diría tanto, pero al menos ya no da tanta grima como cuando era joven. Bravo por el él, y bravo por Scorsese, que está claro que todavía puede hacer buenas películas si le dan un buen guión (o si se pone a copiar buenas películas chinas).
Y seguro que en sus rodajes todos apagan el telefonillo o les arranca las cejas de un tirón.

Nota: notable.

Publicar un comentario