19.12.05

Verde que te quiero verde

Tal y como les comentábamos el otro día, la Filmoteca de Barcelona tiene por costumbre vender a precio de saldo packs de 50 entradas que duran todo un año y dejan de ser válidos el 1 de enero del año siguiente.
O sea que estos días la sala se llena de gente que va a ver lo que le echen con tal de aprovechar los últimos tickets a punto de caducar.

Además, por algún misterioso motivo que puede tener algo que ver con la decadencia de nuestro sistema educativo, la juventud parece incapaz de leer un solo subtítulo, y cada vez parece ser más elevada la media de edad de los espectadores filmotequeros, llegando al extremo que en algunas sesiones (sobretodo de éstas a final de año) es raro encontrar en la sala a alguien de menos de 60 añitos...

En resumen, que estos días, más que un refugio de listillos cosmopolitas, la Filmoteca parece una abarrotada sala de bingo de Benidorm.

Y los responsables de la Filmo, que son unos pillines, han tenido la cachonda idea de terminar el año con un ciclo dedicado a las películas de culto (de culto al cuerpo, concretamente) que empieza hoy y que incluye: El imperio de los sentidos, Garganta Profunda, La carne, Dentro de garganta profunda, Tedio, El diablo en el cuerpo, Romance X, Irreversible, Batalla en el cielo y Fóllame.
Yo creo que va a valer la pena echarle una ojeada a alguna de ellas aunque sólo sea para oir los comentarios de los abuelitos y abuelitas ante tantos pitos, tetas y culos. Y me sobran unas cuantas entradas que estoy dispuesto a regalar a los amigotes y/o lectores de este blog que las pidan educadamente.

(Y ya que hablamos de sexo y tercera edad, dejen que les recomiende también este artículo del admirado Álvaro)

Publicar un comentario