1.2.05

La lista de Schindler

(Spielberg nos cuenta la diferencia entre el Bien y el Mal)

El jueves pasado se celebró el 60 aniversario de la liberación de Auschwitz, el más conocido de los campos de concentración nazis por ser en el que murió más gente. Y, a modo de conmemoración, el fin de semana pasado echaron en la tele La lista de Schindler, que ya había visto cuando se estrenó hace ya 11 o 12 años (!). En su momento, como a la mayoría de espectadores, me impactó mucho pero esta segunda vez me pareció demasiado larga (3 horas) y, la verdad, un tostón. Sin dejar de reconocer sus muchos logros artísticos (fotografía, trabajo de los actores, etc), es una de esas películas que hay que ver por deber, porque remuerden la conciencia y porque nos hablan de los pecados de la humanidad. Pero a Spielberg se le fue la mano con el didactismo, incluso moralismo, y al final todo queda tan simplificado y el mensaje es tan evidente que molesta al espectador pensante. Y es que no se moja como director, se queda a medio camino entre el reportaje y la grandilocuencia épica hollywoodiense, en lugar de arriesgar un poco más y lanzarse sin miedo al documental de autor o a al menos dar un poco de relieve y matices a los personajes. O salirse totalmente del convencionalismo del blanco y negro (hay algo más trillado que usar el blanco y negro para pelis de guerra?), y no sólo al final en la escena del cementerio con los supervivientes reales, que nadie sabe qué coño pintaba allí esa escena (decirnos que la historia pasó de verdad, por si alguien no se acordaba? o sólo remarcar aún más su bondad sin límites al haber hecho esta peli y solidarizarse con las víctimas?).
Pero claro, haber hecho una película diferente y personal sobre el Holocausto en lugar de apostar por lo seguro no le habría hecho recaudar la pasta gansa que se embolsó por esta maravilla del maniqueísmo y las buenas intenciones. Realmente alguién cree que Oskar Schindler era un tipo tan bueno y que no le interesaba para nada forrarse a costa de los judíos? Y lo mismo digo de Spielberg, Señor oportunista.

Nota: sufi alto (por el tema)

Publicar un comentario