12.10.05

País de chulos

Vaya, ya está aquí el Día del Pilar, Patrona de la Guardia Civil, tambien conocido como Día de la Hispanidad, Día de las Fuerzas Armadas o Día de los Tontos, y el folklore hispano obliga a hacer desfiles castrenses y a que las calles de mi pueblo se llenen de a) pandillas de zumbaos de extrema derecha dispuestos a lucir sus bigotes y sus banderas, b) pandillas de marrulleros rojos, judios, masones e independentistas dispuestos a zurrar a los fachas, y c) pandillas de funcionarios policías dispuestos zurrar a los dos grupos anteriores para ganarse el pan de cada día...

Las tradiciones son así de bonitas, pero nosotros no estamos ya para esos trotes, y para celebrar el día este nos limitaremos a llamar la atención sobre cómo se crece el poderío de los títulos de muchas películas extrangeras cuando tienen el honor de ser traducidas a nuestro bello idioma:

El Cabo Miedo, por poner un ejemplo clásico, no acojonaba suficientemente al macho ibérico y -en la versión del 62- se convirtió nada menos que en El Cabo del Terror.

La Guerra de las Estrellas estaba bien para los afeminados angloparlantes, pero nosotros somos demasiado viriles para un título tan gay y lo convertimos en La Guerra de las Galaxias, unos cuantos parsecs más gorda.

Y la Calle Sésamo la ampliamos a Barrio Sésamo, sin motivo aparente, supongo que para que los peluches estuviesen más anchos.

Y a mí es que incluso me estraña que los Siete Samurais no se conviertiesen en Los Setenta Ninjas; los 101 Dálmatas en 1 Millón de San Bernardos; y Charlie y la Fábrica de Chocolate en Carlos y la Multinacional Alimentaria...

Y pá chulo mi pirulo.

Publicar un comentario