17.1.07

Rush

La semana pasada falleció Pablo M., también conocido como Rush.
Era un tipo que me caía bien, como parece ser que caía bien a todos los que le conocían.
Y bueno, yo ni siquiera le conocía en persona, pero habíamos coincidido en el foro WEE y leíamos nuestros respectivos cómics y ocasionalmente habíamos chateado un poco.
El tío era amable e inteligente y tenía sensibilidad artística, en un sentido de la palabra más amplio de lo que muchos artistas subvencionados podrían llegar a imaginar jamás... baste decir que dibujaba dinosaurios usando las más primitivas técnicas de dibujo asistido por ordenador y, según sus propias palabras, el aspecto de los personajes evolucionaba porque le tiritaba el pulso al mover el mouse:

Probablemente más de un escritor profesional hubiese dado un brazo por parir un chiste de estos, pero Pablo pasaba de tomárselo en serio, y se recreaba en un estilo propio que iba más allá de lo naïf hacia algún lugar entre el dadaismo y pop art. Elegante pero informal. Feista y alegremente colorista al mismo tiempo.

Y a veces acompañaba sus viñetas con pequeñas improvisaciones en verso libre como esta:

los niños son niños
los adolescentes son niños
los adultos son niños

dios es niño
nosotros somos chanchitos de tierra
bajo una piedra humeda
viviremos en la caja de fósforos
que dios nos elija

con una hoja y un poco de tierra
pero viviremos poco
no nos acostumbraremos jamás

La suya era una de las pocas webs de cómics capaces de entretenerme frente a un PC fuera del horario laboral. Y un día me dibujó un Listo en Paint y me hizo mucha ilusión. Y me explicó las peligrosas connotaciones que el apodo Cachas podía tener en Chile. Y, a distancia, el tío parecía estar siempre alegre y divertido.

Y ahora ya no está en este mundo.
Y parece ser que fue decisión suya, y eso nos duele pero no nos queda más que respetarlo y admirar su valentía.

También duele pensar que Rush ya no actualizará nunca más Gutierrez y Rebolledo ni el Criptozoo, ni hará esos fan-arts, crossovers y guiños que él hacía como quién hace churros y que los compañeros del WEE le están recopilando a modo de homenaje aquí.

La última vez que hablé con él en el msn me explicó que estaba jodido, pero yo estaba liado y no le hice mucho caso. Tecleé un par de paridas y al cabo de un minuto ya estaba con la cabeza en otra cosa. Y esto también me duele y me jode.

Es lo que hay... y hay que joderse.
Sólo me queda releer sus viñetas y decirles a ustedes lo que me gustaría haberle dicho a él: que a menudo vale la pena luchar y seguir adelante, que, como decía Goytisolo, a pesar de los pesares tendrás amigos y tendrás amor y hay mucha gente que espera que resistas y que les ayude tu alegría. Tu canción entre sus canciones. Tus viñetas entre sus viñetas.
Y que, como decía su pterodactilo rojo, la vida es como una bolsa de patatas fritas, las cosas empiezan bien pero se van desarmando hasta que en el fondo sólo queda lo molido... pero lo molido es patata frita igual.

Y aquí estamos. Un poco más solos y bastante más molidos que la semana pasada.

Publicar un comentario