15.5.06

La balada de Cable Hogue

Los trabajadores autónomos de hoy en día siempre se están quejando de los duro que es ser tu propio jefe hoy en el siglo XXI... Bah, lo que tendrían que hacer es ver esta película y aprender de las aventuras y desventuras de Cable Hogue, el más patán de todos los emprendedores del lejano Oeste y el único hombre capaz de 1) encontrar agua en el desierto y 2) dejarse atropellar incluso antes de que se invente el asfalto.

Sam Peckinpah debía ir bien follado por esa época, porque filmó una perla que es a) mucho menos violenta, b) mucho más amable y c) mucho más divertida de lo que nos tenía acostumbrados con sus rollos apocalípticos y desesperanzados de venganzas sin sentido del humor.
No es tan famosa como la del Wild Bunch o la de Pat Garrett & Billy the Kid, pero qué más da, el mismo Sam consideraba que ésta era su mejor obra, y la verdad es que es un gustazo de cabo a rabo.

Y sale un predicador calenturiento que evangeliza a su manera: "Did it ever occur to you how wise and bountiful God was to put breasts on a woman? Just the right number in just the right places..." y también sale una rubita muy mona (Stella Stevens) cuyos escotes ilustran a la perfección las palabras del cura, bendita sea.

Nota: excelente.
(y les dejo con un videoclip de Marvin Gaye reencarnado en tres jilipollas adictos a los videojuegos)

Publicar un comentario