3.5.06

Rashomon

(vista por Alacrán)

Antes de proceder a destrozar este clásico he leído unas cuantas críticas en la red y todas coinciden en que es una obra maestra. Además el señor Kurosawa tiene como cinco o seis películas (esta incluída) en el top 250 del IMDB y todo el mundo gusta de comerle el miembro en cuanto hay ocasión. Pero nada de esto va a impedirme soltar mi panfleto etnocentrista y quedarme tan a gusto.

Que conste que no me ha parecido una mierda tan grande como Hierro 3, porque Kurosawa despliega un montón de recursos estéticos y la estructura narrativa -una historia contada desde tres puntos de vista- hoy no tiene nada de especial, pero en 1950 supongo que resultaría bastante curiosa.

Y ahora lo malo -ñam, ñam-, que básicamente consiste en que es un PUTO COÑAZO -perdón por el exabrupto-. Dos minutos despues de empezar la peli, uno de los protagonistas dice: -Me voy al monte...- Los siguientes cinco minutos de reloj son planos del zascandil este corriendo entre la maleza. El resto de la película es así, pero con unos cuantos elementos más: un puto samurai que gusta de reirse en plan histérico sin venir a cuento de nada, unas cuantas peleas que te entra la risa de lo cutres que son las coreografías, una tía sin cejas superfea que se parece a Björk y da una grima del copón, y los elementos fijos del cine de aquellos lares: diálogos triposos y personajes planos.

Entre bostezo y bostezo me he vuelto a preguntar si realmente soy yo el obtuso que no entiende esa cultura, o si por el contrario la razón de que las pelis asiáticas no las vea ni dios, es porque sencillamente el lenguaje audiovisual de occidente está muchísimo más desarrollado y sus historias suelen aspirar a tener algún interés.

Si quiere ayudar a sacar del guetto el cine asiático, apoye la Ley MUERMO (Mete Una Elipsis Rápido, Maldito Oriental), de próxima aprobación en su república bananera más cercana.

Nota: Penco

-por Alacrán

Publicar un comentario