28.11.05

Flores Rotas

Todos conocemos algún culebrón en el que sale la típica madre que tiene un hijo y no sabe quién es el padre, pero Jarmusch le da una original vuelta de tuerca al asunto contándonos la historia de un padre que ha tenido un hijo y no sabe quién es la madre...
Y podemos ver que si algo bueno tienen los cineastas que se las dan de indies es que son originales (originales cómo las redacciones que ganan los concursos de literatura de la ESO, o incluso más).

Por otro lado, lo malo de los listillos indies es que a veces para ser originales hacen cosas raras y tonterías como a) filmarlo todo muy oscuro o b) cortar la película con un fundido en negro antes de que termine la historia...
Alguno de mis colegas se partió el culo y consideró que este final era el único gag risible de la peli, pero a mí me dejó un poco mosqueado, y me marché con la sospecha de que Jarmushfff pueda tener en la manga una secuela, que ahora está muy de moda hacer secuelas... no sé, quizá algo así como Flores Rotas 2: Atrapado en el Jardín Botánico...

Y otra cosa que me mosquea es el efectista truco de hacer pausas entre frase y frase para que la cosa parezca más profunda, transformando lo que podría haber sido un cortometraje simpático en una penitencia de 106 minutos que resultaría totalmente tediosa sinó fuese porque la banda sonora es muy chachi.

Y las interpretaciones también son remarcables, ojo.
Recordemos que Bill Murray ya recibió unánimes aplausos por un papel en Lost in Translation que consistía básicamente en:
a) quedarse sentado, y
b) poner cara de circunstancias;

pues ahora el tío va un paso más allá y basa su actuación en:
a) quedarse sentado todavía más rato,
b) poner cara de circunstancias y mirar de reojo.

Nota: un sufi.
(y ya que hablamos de botánica, un cómic sobre flores sin romper)

Publicar un comentario