4.4.05

1000000$ baby

Visto el absoluto fracaso de convocatoria de nuestro ICCC, nos ha dado por copipastar este fragmento de Me Teneis Contento, blog de un crack que se hace llamar Diógenes y que afirma ser capaz de partirse el culo viendo la Lista de Schindler, en el que destripa la multipremiada Milion Dolar Baby (una peli que no danda tanta pereza de ver como Mar Adentro pero casi):

[...] Clint está o senil o muy, pero que muy mayor.
Mucho hay que estarlo para decir que la boxeadora mala de la película es la campeona de la RDA o Alemania Oriental. Por un momento piensas que la historia está ambientada en la época en la que existía este próspero país, pero a juzgar por los modernos vehículos que se conducen en el film, me temo que el colega Eastwood lleva sin tocar la sección de internacional del Herald Tribune unos veinte o veinticinco años.
Pero lo mejor no es eso, agárrate, es que resulta que esa mujer es negra y, además, puta; "prostituta de la Alemania Oriental" dicen, para ser exactos. O sea, que si tenemos en cuenta que en la Alemania ocupada por la URSS, después de las políticas raciales de Don Adolfo Hitler, el número de ciudadanos de color negro debería oscilar entre 0 y 0'1, se deduce pues que esta mujer tuvo que emigrar del mundo libre al comunismo, es decir, ser la única persona que saltó el muro de oeste a este, y todo con el fin de prostituirse en un país donde el dinero no servía para nada. Joder, para ser así de puta hay que ser muy puta. Qué puta más zorra, que diría Tony Soprano.
Pero lo más disparatado de esta comedia empieza cuando la protagonista se queda cuadriplégica por un golpe traicionero que le propina la reputa y la llevan al Hospital Psicodélico Infernal de Kansas City. Un lugar donde, en un principio, parece ser que está en buenas manos porque le hacen una traqueotomía y la mujer no tiene excesivas complicaciones para seguir hablando con el tubo insertado en la garganta -como todo el mundo sabe, con una traqueotomía se puede participar en los campeonatos de bertsolari del hospital, de hecho, no hay más que fijarse en el Papa, al que recientemente le han practicado una, y cada vez que se acerca a un micrófono suelta un chorro de voz con un ímpetu y vigor tales que yo, personalmente, cierro los ojos y pienso que se trata sin lugar a dudas de Joselito "El pequeño ruiseñor"- Más adelante, en el hospital, cuando ya lleva tiempo ingresada, parece ser que cambia la administración del centro y entra una junta directiva recién llegada de Pretoria (Lesotho -África), porque, cosas de la vida, resulta que entre los cuidados a las personas paralíticas no está incluido el cambiarles de postura para que no les salgan heridas o llagas. En la película, a la pobre protagonista no es que le salga una un tanto molesta, es que se le engangrena la llaga y le amputan la pierna -esta parte se le debió ocurrir al asesor-guionista baturro-navarro gracias a la inspiración que sugieren momentos tan supermaños como ir en burra por las vías del AVE y gritarle al tren cuando se aproxima a 310 km/hora "chufla, chufla, que como no te apartes tú" [...]

El resto de este exceltente análisis está aquí y tiene su gracia.

Publicar un comentario