15.12.04

Almedávar Vs Amonóbar

En los viejos tiempos cuando el rock era lo más in, los medios se inventaron una rivalidad Beatles Vs Rolling Stones que les importó un pito a los integrantes de las dos bandas pero que sirvió a ambos para mantenerse en el ojo de mira y pisarle la cabeza a, por ejemplo, los Kinks, que tampoco estaban mal del todo.
Los USA y la URSS también potenciaron sus economías en un peazo de duelo Mundo Libre Vs Dictadura del Proletariado... mientras la broma duró el pueblo vivió acojonado y amargado de la vida, pero las indústrias fueron capaces de conquistar el espacio. Y cuando el sensato Gorvatchov decidió dejar el juego antes de que se le fuese de las manos (y quizá de esta manera tuvo el detalle de ahorrarnos un holocausto nuclear), los pobres rusos obtuvieron mucha más libertad pero económicamente se hundieron en la miséria; mientras que los yankis continuaron buscando antagonismos por todos lados y los muy cabrones han conseguido la hegemonía económica pese a no producir nada de valor (exportan dólares, pelis, armas y poca cosa más).

El cine español, dentro de su humildad, parece que intenta ahora un sarao en esta línea:
Todos los medios nos presentan una rivalidad (que se nos antoja imaginaria e inofensiva) Almedábar Vs Amonóvar, dos tipos depravados que arrasan en las taquillas y cuyos nombres arábigos riman y se prestan a confusión.

Pero escojer un favorito entre ambos es cómo comparar avionetas con mariscos.
Uno hace correctísimas películas de genéros dispersos (suspense, ciencia ficción, terror, melodrama de sobremesa...) mientras el otro parece que se ha inventado un género el sólito y hace lo que les sale de las pecas.

Aunque a mi personalmente me da una pereza enorme ponerme a ver Mar Adentro, siento como que hay que felicitarlos a ambos, no sólo por su éxito sinó sobretodo por su tendencia a tocar los cojones al clero.

Publicar un comentario