31.8.06

Aliens

Supongo que James Cameron debía estar sentado en la taza del inodoro cuando pensó "pues si un monstruo de estos solito en una nave oscura ya da tanto miedo, yo voy a poner unos cuantos centenares en un planeta oscuro y sus van a poner los pelos del culo como escarpias!"

Por aquel entonces el padre de Terminator todavía no había inventado la receta revientataquillas que posteriormente usaría en Titanic, pero ya tanteaba en la dirección de aunar el cine bélico con el cine familiar, y, sin rubor alguno, entre tanto monstruo y tanta explosión pone a la pobre Teniente Ripley a trabajar... ¡de canguro!.

Pero pero pero hay tres peros: a) que la cantidad no se traduce en calidad, b) que la niña rubita no pinta nada, y c) que lo que antaño era suspense y terror y diseño extraterrestre se convierte en simple y puro cine de acción. Pim, pam y pum.
Y, bueno, al cine de acción tampoco hay que pedirle mucho... y al fin y al cabo Alien 2 (también conocida como Aliens entre los enteraos), resultó ser un peliculón en comparación con Alien 3.

Nota: un sufi.
(y para animar esos ánimos bailemos todos con I wanna love you tender de Army & Danni, pop finlandés de los 80, o sea pre-Lordi)

Publicar un comentario