14.4.07

El Unicornio

Black Moon, que en español vino a intitularse El Unicornio, es, en palabras del director, una película al margen de nuestra moral y nuestra lógica, que se desarrolla en un futuro próximo y catastrófico, una especie de distopía en la que hay que adentrarse sin prejuicios.

Bueno, en palabras del espectador podría decirse también que es un delirio surrealista, un Perro Andaluz de los años 70, que, al igual que algunos solos de batería de la época, seguramente se disfruta más a gusto con el cerebro embotado por las drogas.
También podría decirse que es como Alicia en el País de las Maravillas, pero con menos maravillas y menos diálogos divertidos (en realidad apenas hay dos o tres diálogos en toda la película, y las mejores frases las pronuncia una especie de Mula Francis cornuda.)

Cuando uno acepta que la cosa no tiene ni ton ni son, puede encontrarse algunas escenas no exentas de encanto; pero no busque usted argumento, moraleja ni coherencia, busque sólo flores que lloriquean, jovencitas que amamantan a las abuelas, ratas que hablan y humanos que callan, muertos que resucitan, braguitas que se deslizan patas abajo, miradas intrigantes y primeros planos de serpientes, hormiguitas, bichitos y animales de granja.

Parece mentira que sea una peli de Louis Malle, el mismo que filmó historias tan bonitas e inteligibles comi la del Ascensor para el caldaso.

Nota: sufi alto.
(en otro orden de cosas, esto no es nata)

Publicar un comentario