9.1.09

Rarezas

El otro día le decía a una chica que voy muy poco a las salas de estreno pero que casi cada semana voy a ver alguna película a la filmoteca y me miró con una cara muy rara, de entre sorpresa y temor, como si le hubiese confesado que por las mañanas desayuno carne de bebé cruda.
Mi teoría es que reaccionó así porque no lo había probado nunca, ni una cosa ni la otra.

Publicar un comentario