31.8.06

Aliens

Supongo que James Cameron debía estar sentado en la taza del inodoro cuando pensó "pues si un monstruo de estos solito en una nave oscura ya da tanto miedo, yo voy a poner unos cuantos centenares en un planeta oscuro y sus van a poner los pelos del culo como escarpias!"

Por aquel entonces el padre de Terminator todavía no había inventado la receta revientataquillas que posteriormente usaría en Titanic, pero ya tanteaba en la dirección de aunar el cine bélico con el cine familiar, y, sin rubor alguno, entre tanto monstruo y tanta explosión pone a la pobre Teniente Ripley a trabajar... ¡de canguro!.

Pero pero pero hay tres peros: a) que la cantidad no se traduce en calidad, b) que la niña rubita no pinta nada, y c) que lo que antaño era suspense y terror y diseño extraterrestre se convierte en simple y puro cine de acción. Pim, pam y pum.
Y, bueno, al cine de acción tampoco hay que pedirle mucho... y al fin y al cabo Alien 2 (también conocida como Aliens entre los enteraos), resultó ser un peliculón en comparación con Alien 3.

Nota: un sufi.
(y para animar esos ánimos bailemos todos con I wanna love you tender de Army & Danni, pop finlandés de los 80, o sea pre-Lordi)

30.8.06

Alien³

Ni ton, ni son, ni pollo al chilindrón.

Ver esta película a) duele en los ojos porque se dedica a torturar al respetable público alternando escenas de penumbra con flashes revientapupilas, y la camara se mueve y tambalea en plan Dogma epiléptico, y b) duele en los oídos porque está todo el rato dale que te pego con gritos y golpes y explosiones... pero sobretodo c) duele en el alma, por el poco respeto que el director de Seven muestra por la Teniente Ripley, obligándola a raparse el pelo, y, snif, asesinándola al final de la peli.
Si alguien se merece un parásito intestinal, ése es David Fincher.
La madre que lo parió, encima es tan chulo el tío que en lugar de titular la cosa Alien 3 o Alien III, va y lo titula Alien³, o sea Alien al Cubo... concretamente al cubo de la basura, supongo.

Nota: un cate.

29.8.06

Alien Resurrection

A pesar de los pesares, la saga Alien era rentable, y supongo que algún pez gordo pidió otra secuela.
Le dijeron que no era posible, que no sólo la secuela anterior ya era una mierda sino que encima terminaba con la muerte de la protagonista, y él supongo que dijo "me suda la polla que esté muerta: si hace falta decís que toda la película anterior era un sueño que Ripley tuvo mientras hivernaba, o que resulta que la que se murió no era Ripley sino su hermana gemela o algo así..."
Probablemente algún enterao objetó que ningún director con un mínimo de sentido común querría hacerse cargo de semejante chapuza, pero el jefe dijo que si hacía falta, lo irían a buscar a Europa, un continente maravilloso lleno de cineastas con talento que se mueren de ganas de cruzar el charco por un puñado de dólares.

Y así es como llegó a Hollywood el francés Jean-Pierre Jeunet (cuando todavía no era ñoño y no había rodado Amélie va a la Guerra) y les demostró a esos imperialistas zampabollos de que somos capaces los nativos del viejo continente.
¿Que Ripley y el monstruo están muertos? Da igual, los clonamos. ¿Que dicen los empollones que es imposible que los clones conserven la memoria y el carácter de sus hermanos? Da igual, decimos que los monstruos estos son tan monstruosos que conservan los recuerdos metidos en los genes. ¿Que todo el asunto apesta a refrito innecesario? Da igual, incluso vamos a mezclar los genes de la chica con los del monstruo y ambos adquirirán superpoderes y lo vais a flipar.

Y, contra todos los pronósticos, el producto resultó ser más que correcto.
Algo realmente resucitó: el montruo volvió más siniestro, más espabilao y más baboso que nunca, y la Teniente Ripley recuperó el morbo que había perdido en anteriores entregas haciendo de niñera o afeitándose el coco.

Y así es como una saga que empezó siendo de ciencia ficción de terror y suspense, evolucionó hacia la acción pura y dura, navegó hacia el despropósito de arte y ensayo, y culmina triunfalmente en forma de comedia paródica en la que los malos comen limones, las chicas guapas son androides, y los monstruos y los humanos tienen sentimientos ambivalentes entre ellos.
(Y digo que la saga culmina porque lo de Alien Vs Predator no tiene nombre y además tampoco sale ni la Winona Ryder ni la Sigourney Weaver).

Nota: excelente, en serio.
(en realidad hay mucha gente que afirma que ésta es todavía peor que la tercera, pero el espectador sin prejuicios disfrutará asqueándose y fascinándose como en la primera entrega, y además puede partirse de risa en varias escenas y, si se fija un poco, también encontrará más mensajes y segundas lecturas que en toda la trilogía original).

28.8.06

Pasolini: cristiano, rojo y maricón

(por Lisergia.net)

En su política de acercar a la juventú otras formas de arte y de expresión cultural distinta de la estandarizada y homogeneizada cultura de masas que nos comemos día a día, la Asociación La Tapadera CA-SE lleva a la sala de audiovisuales del C.S.A. La Fabrika un nuevo ciclo de proyecciones animadas y documentadas por Lisergia Crew.

Este nuevo ciclo tiene el sugerente título de Pasolini: Cristiano, rojo y maricón y nos trae algunas películas nucleares de este director poeta del realismo y azote de todas las iglesias (la católica y la del marxismo ortodoxo). Las pelis se proyectarán los miércoles a las 9´30 de la noche en Versión Original Subtitulada en la sede de la Fabrika, en la Plaza la Cruz Verde de Kádiz Cápital.

Más info aquí.

-por Lisergia.net

27.8.06

Cines Méliès

Paciencia, paciencia, que en breve volverán a abrir la Filmoteca.
De mientras, la mejor alternativa que se me ocurre para ver cine bueno, bonito, barato, en pantalla grande y en V.O. nos la ofrecen los Cines Mèliés.
Y ojito que la programación de esta semana incluye un par de obras maestras como son la emotiva Una giornata particolare y la desternillante a la par que educativa Dr. Strangelove or How I Learned to Stop Worrying and Love the Bomb... y también la de THX1138, que es un poco coñazo pero resulta muy curiosa porque la hizo George Lucas antes de descubrir la lucrativa mágia de las películas con merchandising... y también Al Este del Edén, Ábrete de Orejas, Umberto D, La hora del lobo y La vergüenza, como pueden ver mismamente aquí.

25.8.06

Zidane: Un retrato del siglo XXI

Los señores Douglas Gordon y Philippe Parreno, encabezando un equipo de talentos entre los que se cuenta Darius Khondji (director de fotografía de Seven y Delicatessen), Tom Johnson (ingeniero de sonido de Charlie y la fábrica de chocolate) y Herve Schneid (encargado de montaje de Alien y Amélie) han rodado una película que consiste en Zinedine Zidane jugando un partido de futbol, tal cual.
En serio, no es que hayan rodado un partido de futbol en el que juega el señorito Zizou, sino que él es el amo y señor de todos y cada uno de los planos: esté dónde esté el balón, lo que la cámara enfoca es el chaval este corriendo de un lado a otro, ráscandose la entrepierna, sudando, escupiendo, refumfuñando cuando el árbitro le saca una tarjeta roja, etcétera.

Se podría argumentar que esto no es cine, que esto es una mierda pinchada en un palo.
Pero algún crack ha decidido ya que Zidane: Un retrato del siglo XXI es más que cine, es arte del bueno, y unos cuantos museos han pagado un pastón por la película: el Musac de Castilla y León, la Fundación Beyeler de Ginebra, el Museo de Arte Moderno de París, el Guggenheim de Nueva York, el Moma...

Que asco de mundo.

Nota: un cate.
(pero ya que hablamos de Arte, ojo también con este cartel)

24.8.06

Piratas del Caribe 2

(vista por Alacrán)

Lo bueno del cine norteamericano es que casi nunca te la meten doblada
. Antes de ir al cine siempre sé si voy a ver una peli buena, decente o mala. Lo malo del cine europeo es que nunca te puedes fiar. Lo mismo ves una obra maestra que te tragas el gran bodrio.

Les pondré un ejemplo. Hace dos semanas alquilé Leólo para verla con dos colegas para los que el cine es sencillamente una manera de pasar el rato. La peli en cuestión es un irregular refrito de Los 400 golpes y Amarcord que casi nunca alcanza la genialidad de estas dos. Uno de mis colegas se quedó dormido y el otro se acordó de mis antepasados durante un buen rato.

Así que ayer cuando decidíamos qué peli ibamos a ver al cine, yo propuse C.R.A.Z.Y., una peli canadiense independiente. Por supuesto, ellos se negaron con argumentos del tipo: "Y esta cosa, ¿es mejor o peor que Leólo (eh, so cabrón)?". Tocó tragarse la de los putos piratas...

Ya sabía perfectamente lo que iba a ver, así que me lo tomé lo mejor que pude. La peli no es mala, pero entre el complejo de borrego que me entra cuando veo estos artefactos hollywoodienses, y lo nervioso que me ponen las pelis con tramas supercomplicadas que no llevan a ningún sitio, pues me volví a quedar con la impresión de que había tirado 6 euros.

Y por cierto, ¿se puede ser más soso que Orlando Bloom y Keira Knightley? Vaya pareja, por dios...

A ver si al menos los productores le dejan hacer alguna macarrada a Keith Richards en la tercera.

Nota: Penco
-por Alacrán

23.8.06

El Amante

(carta de Surlaw al Listo)

Apreciado Señor Evaristo:

Quería comunicarle que si no consiguió masturbarse con El imperio de los sentidos (ver cómic #1) puede intentarlo con una película llamada El amante, que si bien no es tan constante sirve muy bien para la función. Además, cuenta con la ventaja de añadir cierto romanticismo al final para que el espectador se sienta triste y así no adquiera conciencia de ser únicamente un salido obsesionado con las turgentes tetas de la yogurina protagonista, y de paso algo de mensaje sobre los prejuicios que surgen por las diferencias raciales y económicas, para que también se sienta concienciado.

Un afectuoso saludo, y lávese bien las manos al terminar.

-por Surlaw

22.8.06

El tambor de hojalata

El pequeño Oskar Matzerath es la caricatura del outsider vocacional: se cree muy especial, se cree poderoso, se enorgullece de no pasar por el tubo... pero su máxima gesta consiste en conseguir una apariencia física que lo distinga del resto de la Humanidad.
Y si, tras las travesuras de rigor, lo que toca es servir al poder y hacer de mono de feria del ejército nazi, pues venga, así es la vida.

Y mira qué puñetero Günter Grass, que ahora, dentro de los actos de promoción de su último libro, va y reconoce públicamente que en sus años mozos no es que hiciera de mono de feria como Oskar sino que incluso formó parte del brazo de combate de las Schutzstaffel, la temible unidad paramilitar a las órdenes de Himmler.
Y dice que es que era jóven y crédulo... y la cosa funciona y las ventas de su autobiografía se disparan como la factura del gas de Birkenau a partir de 1940.

Pero no seré yo quién tenga los cojones de juzgar al bueno de Günter.
Por muy ex-SS que sea, también es uno de los escritores más cracks de todos los que corretean por el mundo. Vale la pena leerlo, empezando por El tambor de hojalata y terminando quizá por esta autobiografía que promociona de forma tan rastrera.

Y la peli, bueno, ya se sabe, resume un poco el asunto y da una visión más superficial de la historia del Peter Pan tamborilero, pero tiene escenas inolvidables y no deja de ser una maravilla.
Hay quién la califica de realismo mágico, pero también podríamos decir que resucita el expresionismo alemán y quedarnos tan anchos.

Nota: excelente.

21.8.06

Baraka

(vista por Surlaw)

Al principio, a no ser que esté avisado, el espectador podrá pensar que le están tomando el pelo con esta -por llamarlo de alguna forma- película. Pero luego es probable que acabe enganchado quizá para sopresa de él mismo, que la habría supuesto un coñazo infumable de haber leído antes una descripción aséptica. La cosa es que Batuka, perdón, digo Baraka, es una especie de documental musical y no hablado sobre las costumbres y peculiaridades de toda la raza humana, pero no en el plan objetivo que se le atribuiría en primera instancia, si no con bastantes dosis de ironía y trasfondo. Las suficientes, como ya he dicho, para que se haga entretenido tanto como espectáculo visual y sonoro como objeto fuente de material para el humor y la reflexión .

La recomiendo.

-por Surlaw

18.8.06

Tu vida en 65'

Haber recibido una educación laica y vivir con el corazón lleno de ateismo no deja de ser una bendición, pero tiene también alguna desventaja, como el hecho de ver la Muerte como algo aterrador que no sólo nos llega a todos, sino que seguramente antes se lleva por delante unos cuantos seres queridos.
De hecho, yo tengo la sospecha de que aquellos que no temen la Muerte es que no han entendido muy bien de qué va el asunto.

El caso es que estos sentimientos tan fuertes pueden usarse en combinación con el humor y así surjen grandes comedias como No man's land, Arsénico por compasión, Fargo, Blackadder, La vida es bella...
Humor negro, lo llaman.

María Ripoll, en cambio, contruye una comedia sobre la muerte a base de alternar escenas de profundo y malrollero sentimentalismo (en plan "piensa en la muerte de algún familiar y en todo lo que no tuviste tiempo de decirle") con escenas de humor blanco tontorrón (el mejor chiste de la peli es "¿ah, sí? ¿cuando Albert iba a la universidad hablaba mucho de sus años en el cole? ¡pues cuando iba al cole no hablaba nunca de sus años en la universidad!").
No, las escenas no pegan entre sí, y sin embargo a más de un espectador le entran ganas de pegar a los protagonistas.

Y bueno, también hay la tradicional historia de amor (a primera vista, of course), y los actores son los jovencitos del Cor de la Ciutat y otros culebrones de TV3 (Javier Pereira, Oriol Vila, Marc Rodríguez), que ya rondan los 30 pero siguen actuando y hablando (¿por exigencias del guión?) como si tuviesen 15 añitos y estuviesen borrachos ya de buena mañana.

Nota: notable (immerecido).
(es un pastel de película, pero es que la fui a ver con una chica muy maja y la peli era lo de menos)

17.8.06

Videoarte y tal

En el Caixaforum hay estos días otra exposición de videoarte intitulada Historias animadas compuesta obras de William Kentridge, Benoit Broisat, Feng Mengbo, Carlos Amorales, Tobias Anderson y otros realizadores conocidos no sólo en su casa sino también en toda la comunidad de vecinos.
Ya deben saber ustedes que esto del videoarte suena muy molón pero es un hermano menor del cine normal... Y lo curioso es que es un hermano menor pobre, con menos recursos y mucho menos imaginanativo que el primogénito, y sin embargo gasta unos humos considerables y destila una pedantería cainita, pero bueno, la exposición es gratis y hay un par de videos que incluso tienen su gracia.

Eso sí, saliendo a mano derecha, no se les ocurra pasar por alto la exposición de esculturas y dibujos de Henry Moore, que es un crack de cuidado y hace cosas muy bonitas, y lo digo yo que no soy muy aficionado a los pisapapeles gigantes.

Y luego también, saliendo a mano izquierda, yo de ustedes echaría una ojeada a lo de Dan Perjovschi, un rumano más listo que el hambre.
El tío este hace monigotes en plan naïf-con-prisas (como un servidor con sus cómics), pero, en lugar de imprimir fanzines o colarlos por internet como nosotros (que no da la cosa como para comer de ello), el tío va y vende sus chistes como si fuesen arte contemporáneo...
Lo gracioso es que cómo en el mundo del arte contemporáneo (igual que en los concuros literarios infantiles) lo importante es la originalidad, pues en lugar de dibujar en papel y emmarcarlo, lo que hace es pillar un par de rotuladores y garabatear sus monigotes por las paredes del museo... no en plan vándalo, sino en plan artista y cobrando, ojo.
No es un señor muy conocido, pero ya he decidido que cuando sea mayor yo quiero ser como él.

Ahora en serio, yo de ustedes dejaría lo del videoarte para el final pero no me perdería las otras dos.
(Y les dejo webs oficiales de las tres exposiciones: Dan Perjovschi, Henry Moore y los VideoChurros)

16.8.06

Festival Petit Écolier de Cinéma

Ojito con la gente de Esponjiforme, que han montado el Primer Festival de Parodias de Cine de Arte y Ensayo, y no sólo ofrecen premios de verdad (una camiseta y la colección de DVDs de la primera temporada de Alfred Hitchcock Presenta), sino que además también tienen participantes de verdad, algunos de ellos tan notables como el amigo Surlaw, que se dejó la cámara oculta enchufada en una clase del insti, le pegó una canción de Radiohead y lo intituló Transcurso muy lento... o un tal Vico, que filmó la escena perdida de Pulp Fiction en la que John Travolta manda un fax mientras Bruce Willis está recuperando el reloj de marras.

Una vez más, nos quitamos el sombrero ante los filósofos, y aprovechamos la presente para recuperar nuestro viejo cómic sobre el cine de autor, a ver si les da ideas para rodar algo.

Y aquí tienen las bases del concurso y los videos participantes.

14.8.06

Sadistic Mumble Movies

(por Scott Adams)

Have you noticed that it takes at least two people to watch a movie lately? It usually goes like this:
Movie Actor: Mumble, mumble, mumble
You: What did he say?
Other Person: He said he’s going to kill the dwarf, or something about oatmeal.
Movie Actor: mumble, mumble, mumble
Other Person: What?
You: He said he loves ostriches, or maybe something about revenge.

Worse yet, over the course of the movie, the actors tend to become beat-up, exhausted or drug addicted. And that means even MORE mumbling. The difference is that the lips no longer move at all. That’s called acting. Am I the only one who continues to turn up the volume about ever five minutes for the entire movie?

And don’t get me started about the TV show 24, which should be subtitled “Bad Things Happening to People Who Whisper.”

Last night I watched an award-winning movie on DVD. And by award-winning, I mean that horrible things happen to mumbly people in the beginning of the movie and then things continue to get worse for the next three hours. Film makers know that if they let the audience feel happiness or hear dialog, the Oscar will slip through their fingers.

So there I sat, watching this DVD and feeling as if someone were slapping me in the nuts with a rake handle. The performances were spectacular, unfortunately, because that made the pain all the more real. And because the movie was well-made (in the same sense that the Boston Strangler was thorough) I felt some obligation to stick it out to the end.

There’s some sort of unwritten rule that the worse a movie makes you feel, the longer it must be. Comedies and animated movies are generally well under two hours. But a movie about well-dressed people drowning in ice water is going to threaten the four hour mark.

The strangest part about the movie I watched last night is that virtually all of my friends recommended it. Apparently I need to get more specific when I ask about movies. Instead of asking “How is the movie?” and getting “It’s great,” I should ask “How did you feel when you watched the movie?” in which case I would get “I felt like an SUV was parked on my chest and starving rats were duct taped to my torso. The acting was great!”

-por Scott Adams
(copipastado de su Dilbert Blog)

1.8.06

Koniec

Hola buenas,
que ya volví de mi viajecito y ya estoy en Barcelona tragando un huevo de cine (bendita filmoteca y benditos los ciclos de John Huston y de pelis rockeras), pero con este calor las musas de la crítica cinematográfica se niegan a visitarme.
Me gustaría poder decirles que es que estoy ocupado con otros proyectos, pero la verdad es que sólo tengo los proyectos platónicos de toda la vida (a) escribir la novela del siglo, b) seducir alguna ninfómana con sentido del humor, c) promover la paz en el mundo y la fraternidad universal...)
Y me llegaron al corazón algunos comentarios que colgaron ustedes en posts anteriores, pero ahora mismo hace mucha calor y tengo que luchar contra algunos fantasmas interiores y tengo que aparearme, y no me siento capaz de escribir nada que merezca ser publicado (ni siquiera en esta humilde web), así que mejor matemos el asunto al menos hasta setiembre.

De todas formas, ya que estamos, dejen que les recomiende mañana lo de Annie Hall en la Sala Montjuïc (vayan pronto, que a las 21:00 tocan los ganadores del concurso de jazz y se agotan las tumbonas).

Y, ya que estamos, ojo también a lo de las Gandules del CCCB, que dan un huevo de pelis de gafapastismo hardcore (ahí tenemos a Godard, Dreyer, Hsiao-hsien, Jarmusch, Van der Keuken, Pasolini) pero es gratis, y yo al menos casi seguro que me paso el martes 8, que dan El Increíble Hombre Menguante.

Hala pues, besitos y abrazos, y disculpen las molestias.